La Rioja
Viajar con niños

Viajar con niños: La Rioja

Siempre que se nos presenta la oportunidad, pensamos en hacer un viaje con los niños. Dependiendo de los días y del mes del año, elegimos destino. Esta vez el destino elegido ha sido La Rioja.

La forma de elegir el destino, en esta ocasión, nos la brindó el mapa de la previsión meteorológica. Mientras veíamos el tiempo, en lugar de escuchar la previsión, lo que hacíamos era ir descartando destinos o añadirlos a la lista de posibles destinos. Así fue como elegimos La Rioja.

La ruta hacia La Rioja

De elegir la ruta de ida y vuelta al destino, se encarga mi marido. Mira las mejores opciones teniendo en cuenta que con los niños hay que hacer varias paradas si el viaje es largo. Así que decidimos ir por Soria y Puerto Lumbreas y volver por Burgos. De esa manera, hicimos una ruta circular, que nos permitía visitar algún enclave más.

El alojamiento en Logroño

Desde hace ya algún tiempo, descartamos alojarnos en hoteles y empezamos a alojarnos en apartamentos turísticos. Quedarnos en un apartamento turísticos es la mejor de las opciones para nosotros: vamos más a nuestro aire, nuestros horarios y nuestras rutinas.

Esta vez la reserva la hicimos a través de un conocido portal de internet (no lo voy a mencionar, para no hacerles publicidad gratuita). Estaba en un sitio muy céntrico de Logroño, podíamos ir a todas partes andando y teníamos un supermercado cerca.

En cuanto al parking, podíamos haber elegido reservar con el mismo dueño del apartamento una plaza de garaje, pero en esta ocasión no optamos por esta opción. Aparcamos en la calle, que aunque era zona ORA, no nos salió muy caro. Aprovechamos la tarde del viernes y la mañana del sábado que era cuando había estacionamiento regulado para salir de Logroño, de esta manera no pagábamos ORA.

La logística

De eso me encargo yo, de todos los «porsiacasos», que para eso tengo mis listas. Me encargo de las maletas y de llevar algo de comida, sobre todo, para los desayunos. No vamos a ir de viaje y no probar la gastronomía del lugar. Aunque hoy por hoy ir con niños a un restaurante, a mí me resulta bastante estresante y eso que mis hijos comen de todo y se portan bastante bien, pero como niños que son enseguida se cansan y se empiezan a mover y a mi no me gusta que molesten a los demás comensales.

Además de las maletas y de llevar algo de comer, también me encargo de buscar qué es lo imprescindible para ver, esas cosas que no te puedes perder o que son muy curiosas. Busco sobre la gastronomía local y sitios dónde comer. Buceo mucho por internet, aunque siempre en primer lugar voy a la web oficial de turismo del destino, su Instagram (dan ideas para hacer fotos en sitios chulísmos) y también leo blogs de viajeros, que suelen hacer recomendaciones o tienen trucos.

Como nosotros vamos con niños pequeños, lo de visitar museos o exposiciones queda descartado. No tienen paciencia y los adultos no disfrutaríamos la exposición como debiéramos.

¿Qué visitamos en La Rioja?

Estuvimos poco tiempo, de viernes a domingo. El viernes por la mañana hicimos el viaje de ida y nos volvíamos el domingo, así que creo que aprovechamos bastante el tiempo que estuvimos allí. Os cuento un poco lo que vimos en cada sitio.

Logroño

A Logroño le dedicamos dos medias tardes. Como ya os he comentado, el apartamento estaba bastante céntrico (a 50 metros del ayuntamiento de Logroño, para que os situéis). Eso nos permitía llegar al casco antiguo en 10 minutos, teniendo en cuenta que íbamos con niños.

En Logroño, no hay que perderse:

  • La concatedral de Santa María de la Redonda: preside la plaza del mercado. En su interior, guarda un cuadro atribuido a Miguel Ángel, la Crucifixión.
  • La Calle Portales: típica calle comercial y peatonal. Muy animada. Es paseo obligado por el casco.
  • Camino de Santiago: El Camino entra en Logroño por la Rúa Vieja, donde además hay un albergue para peregrinos y desemboca en la iglesia de Santiago, donde hay una plaza con motivos jacobeos en el suelo, imitando un juego de la oca.
  • Los puente sobre el río Ebro. Logroño tiene dos puentes muy característicos: el piedra, construido entre 1882 y 1884, sustituyendo a otro anterior que se desmoronó. Este puente, además, es símbolo de la ciudad y figura en su escudo. El otro puente es de hierro, construido en 1882, supuso una mejora de las comunicaciones para la ciudad.
  • Paseo del Espolón: es la plaza más emblemática de la capital de La Rioja. Es el centro físico de la ciudad y su centro financiero.
  • Gran Vía: es una gran avenida, con un bulevar. Es la parte más moderna del centro de Logroño. También está llena de tiendas y de paseantes.
  • Calle Laurel: esta calle está llena de bares y restaurantes. Es el sitio ideal para tomar unos pinchos o cenar.

Calahorra

  • Parador: es un gran edificio de ladrillo rojo, situado a la orilla del río Ebro, rodeado por un jardín repleto de palmeras y flores de vivos colores.
  • Catedral de Santa María: está a las afueras de la ciudad, a diferencia de muchas de las catedrales que conocemos y eso es porque se construyó sobre el lugar donde se produjo el martirio de los santos Emeterio y Celedonio, patronos de la ciudad.
  • Vestigios de la época romana: Calahorra fue fundada por los romanos, hace más de dos mil años. Era un importante núcleo romano, llegó a acuñar moneda y tenía foro y termas.
Calahorra (La Rioja)

La Rioja Alavesa

  • Bodega de Marqués de Riscal: hasta aquí llegamos un poco de casualidad. Mi cuñado había estado unos meses antes y nos recomendó acercarnos hasta el pueblo, porque merecía la pena. La bogeda ofrece visitas guiadas, que hay que reservar con mucha antelación. Nosotros, con los tres niños, no teníamos intención de hacer la visita. Pero sí nos acercamos hasta el hotel, que está diseñado por Frank Gehry, el mismo que diseñó el Museo Guggenheim de Bilbao.
  • Elciego: En este pueblo, es donde está situada la bodega. Además, merece la pena visitarlo por sus casas señoriales y su iglesia de San Andrés.
  • Laguardia: es la capital de La Rioja alavesa. Es un precioso pueblo medieval, rodeada de murallas. Destaca la iglesia de Santa María de los Reyes, la torre abacial y las casas nobles. Además, aquí nació Samaniego, el de las fábulas.
Laguardia (La Rioja alavesa)

Santo Domingo de la Calzada

Santo Domingo de la Calzada está en pleno Camino de Santiago. Cuenta con varios albergues de peregrinos. De hecho, el parador de turismo que está en el mismo centro de la ciudad es el antiguo Hospital de Peregrinos.

La villa tiene una leyenda muy curiosa: «Un matrimonio alemán y su joven hijo se dirigen en peregrinación a Compostela. Al llegar a Santo Domingo se hospedan en un mesón. La hija del mesonero se enamora del joven, pero al no ser correspondida decide vengarse ocultando una copa de plata en el equipaje del joven. Cuando éste abandona la ciudad la muchacha denuncia el robo. Al ser registrado, se encuentra entre sus pertenencias la copa por lo que es acusado de robo y condenado a la horca. Sus padres continuaron la peregrinación y ya de vuelta comprueban que su hijo permanece vivo colgado de la horca porque Santo Domingo le sostiene desde abajo. Acuden a contar el suceso al corregidor de la ciudad pero éste, escéptico, comenta que el joven está tan vivo como un gallo y una gallina asados que en ese momento se disponía a comer. Al instante las aves recuperan las plumas y la vida, dando fe del portentoso milagro. De aquí el dicho que dice: «Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada»

Santo Domingo de la Calzada (La Rioja)

La gastronomía

Creo que hay dos platos típicos de La Rioja que no puedes dejar de probar: las patatas a la riojana y el bacalao a la riojana. Las patatas son un plato muy sencillo, que lleva ingredientes básicos como las patatas, cebolla, pimiento, pimiento choricero y ajo. El bacalao se sirve con una salsa de pimiento rojo y tomate. 

Nos han quedado pendientes muchas cosas que ver: San Millán de la Cogolla y los monasterios de Suso y Yuso, Haro, Ezcaray o las huellas de los dinosaurios. Así tenemos excusa para volver.

Comparte esto si te ha gustado

6 comentarios sobre “Viajar con niños: La Rioja”

  1. Que chulada de viaje. Cuando vivía con mis padres (no hace tanto de eso, jajjajja), ibamos los veranos a Navarra a casa de unos amigos de mis padres. Un verano hicimos un viaje por la Rioja. Visitamos Laguardia, y las bodegas entre otras cosas. Tengo unos recuerdos maravillosos.
    besos

  2. Me ha encantado! He descubierto muchas cosas porque la verdad es que no he estado nunca de visita por allí, no está muy bien comunicada para ir sin coche, y,me da pena no tener la opción de cargar maletero y a viajar, pero bueno, aprendo mucho leyendo este tipo de post, y nunca se sabe, jeje. ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *