Revisión de los tres años
Bebé prematuro

Visita a Rehabilitación y Neonatos

Ambas visitas, rehabilitación y neonatos, han sido bastante seguidas, así que he optado por juntar ambas revisiones en un mismo post, para aburriros menos.

Hacía mucho que no os contaba nuestras peripecias médicas. Las entrevistas a mamás de otros bebés prematuros han colmado el blog durante el mes de noviembre (ya sabéis, el mes dedicado a los bebés prematuros), además de otras circunstancias que vienen a alterar nuestro día a día.

Revisión en rehabilitación.

Podría decir que este apartado tiene dos partes: la cita y la consulta… Empecemos por el principio.

La cita

A finales de octubre tuvimos (¡por fin!) la revisión en rehabilitación. Al niño no lo veían desde junio. Nada más levantarse el estado de alarma, nos citaron para una cita que tenía que haber sido en marzo, pero por los motivos que ya todos conocéis se retrasó sin fecha.

En junio, le vieron por primera vez a instancia de la neonatóloga. Y decidieron que dado que es un niño en pleno crecimiento, lo mejor era volver a verle después del verano. De esta consulta, lo único que sacamos es que era candidato a tener pies planos. (andaba bastante de puntillas)

En junio, nos dijeron que llamásemos en agosto, para que nos diesen cita para septiembre u octubre. Justo a la vuelta de nuestras vacaciones, y tras tres días insistiendo consigo que alguien me coja el teléfono y me diga que ya me llamará para darme cita. Le dije que muy bien, pero que por favor, teníamos cita a finales de octubre en neonatos que era desde dónde nos habían derivado y que a ver si era posible pasar la revisión en rehabilitación antes de volver a neonatos.

La verdad es que la conversación con la persona que me atendió fue tan rara que cuando colgué pensé que no nos volverían a llamar nunca y que tendría que estar yo persiguiendo la cita. Pero, ¡ay, mujer de poca fe! al mes nos llaman, para darnos cita y era anterior a la de neonatos. Eso me pasa por tener poca fe en el sistema.

La consulta de rehabilitación

Con los protocolos covid activados, solo podemos ir uno de los dos a la consulta. Así que como mi marido estuvo con él en la cita de junio, esta vez yo le acompañé a la cita de octubre.

Como ya conozco a mi hijo y todos sabemos cómo son de imprevisibles los niños, cuando voy a este tipo de consultas, acostumbro a llevar vídeos del niño realizando diferentes actividades: corriendo, andando, subiendo/bajando escaleras, montando en bici, manipulando cosas con las manos,… porque luego llegas a consulta, el médico le pide hacer cualquier cosa y sudas tinta para que el niño lo haga. De esta manera, el médico ve más cómodamente cómo se desenvuelve el niño en su vida cotidiana.

Lo que no quita que si hay unas escaleras cerca o un pasillo ancho y largo, le hagan subir o bajar escaleras o hacerle correr unos metros, para verlo con sus propios ojos y sacar conclusiones de una manera más objetiva.

Como conclusión de esta visita al servicio de rehabilitación, tenemos que lo de andar de puntillas puede venir derivado del tendón de Aquiles, así que le tenemos que hacer andar de talones unos minutos al día para que ese tendón se vaya alargando por sí solo y evitar la posibilidad de la cirugía más adelante.

Por otro lado, la rehabilitadora nos comentó que la disociación de los pies al subir y bajar escaleras es de lo último que se aprende en el desarrollo motor, así que teniendo en cuenta que el niño es prematuro y todos sabemos lo que conlleva la prematuridad en lo que a desarrollo se refiere, no le ha dado más importancia. Es cuestión de que crezca y vaya cogiendo práctica.

En este sentido, sí que es cierto que el niño cada vez sube y baja escaleras más rápido. Para subir yo le veo cada vez menos problemas, aunque para bajar, en ocasiones, sigue apoyando los dos pies antes de pasar al siguiente peldaño.

Volvemos a rehabilitación en febrero de 2021.

Revisión en neonatos.

A la neonatóloga no la veíamos desde febrero, casualmente un par de semanas antes de que nos confinasen.

A la consulta de neonatos, también llevo vídeos, siempre lo más recientes posibles. Tras una batería de preguntas sobre los últimos avances del peque, le estuvo examinando, pesando, tallando,… le preguntó cosas a él directamente, para ver cómo se expresa…

En cuanto a sus problemas de dicción, que a mi me preocupan, ella no le ha dado más importancia, el niño demostró que sabía decir la «j» sin problemas o la «s»… mientras que a diario la «j» suele ser una «c» y la «s» una «t». Una vez más tenemos que trabajar con él, pero sin más, porque está creciendo y ya aprenderá.

La doctora estaba de acuerdo con la rehabilitadora en lo de la disociación de los pies al subir y bajar escaleras. Así que podríamos decir que salimos triunfales de la visita y más cuando te dicen «os veo dentro de un año». ¡Un año!, hasta ahora las visitas como mucho eran cada seis meses ¡Un año! La mejor de las noticias.

Este es el resumen de ambas visitas, neonatos y rehabilitación. De momento, hasta principios del año que viene ya no tenemos más citas médicas, así que iremos trabajando con él lo de los talones y la dicción (que cada día lo va haciendo mejor).

Comparte esto si te ha gustado
Hugo
Bebé prematuro, Entrevistas

Entrevista a… Andrea, mamá de Hugo

Hoy Andrea nos cuenta cómo fue la llegada de su pequeño Hugo, un bebé nacido en plena pandemia, porque los prematuros no saben ni de fechas ni de virus. Andrea se puso en contacto conmigo a través de Instagram, de la mano de Anabel, a quien conocía por pertenecer a un grupo de prematuros en Facebook.

1.- Hoy entrevisto a

¡Hola! Mi nombre es Andrea y soy mamá de un guerrero llamado Hugo, que nació el 23 de Abril de 2020 con 27 semanas de gestación pesando solamente 555 gramos. Vivimos en León y actualmente tiene 6 meses.

2.- ¿Cómo fue el embarazo?

Todo iba perfecto hasta que en la semana 20 me dijeron que mis arterias uterinas tenían mucha resistencia y que esto hacía que le llegará menos alimento al bebé. Me dieron cita para hacerme una eco en la semana 24 y ver cómo evolucionaba y ahí empezó todo, insuficiencia placentaria severa y CIR 3. Me hacían ecografías cada 48 horas y me daban muy pocas esperanzas de que el bebé fuera a sobrevivir. Cada día que aguantaba dentro era un logro y una posibilidad mas de salir adelante. Fueron semanas de mucho miedo e incertidumbre, pero Hugo ya demostraba ser un luchador sin haber nacido.

Finalmente, en la semana 26 decidieron ingresarme un par de días para ponerme las inyecciones de maduración pulmonar. Pero, al ver que el bebé empeoraba poco a poco decidieron dejarme ingresada y hacerme ecografías y monitores cada 24 horas. Justo el día que cumplía la semana 27 los médicos decidieron que no podíamos esperar más y me hicieron una cesárea.  

3.- ¿Cómo fue el parto?

La cesárea fue bien y la recuperación también, al ser tan pequeñito no pude verlo, se lo llevaron rápidamente a UCIN. El papá no pudo estar pero él sí que vio al peque.

Hugo

 4.- ¿Cómo fue la estancia en la UCIN?

Como nos dijeron el primer día, es una carrera de obstáculos, un día es un pasito para adelante y al día siguiente retrocedes dos. El primer mes fue el peor y el que más largo se nos hizo, después ya formaba parte de nuestro día a día. Los últimos 15 días se hicieron interminables. Podíamos estar con él siempre que quisiéramos y nos turnábamos para hacer el piel con piel. El personal sanitario fue para nosotros como una segunda familia, todos los días nos informaban de la situación de Hugo y nos ayudaban y aconsejaban en todo lo que necesitábamos. Justo una semana antes de irse a casa fue intervenido de una hernia inguinal bilateral y necesitó fototerapia al principio, además de varias transfusiones de sangre.

5.- Patologías y secuelas del bebé

La única secuela que tiene por el momento es su inmadurez pulmonar, típica de los nacimientos tan prematuros. El desarrollo motor nos dicen que va bien.

Hugo

6.- Al alta                                                    

La llegada a casa fue un día muy feliz pero a la vez lo afrontas con miedo. Estás tan acostumbrado a que esté conectado al monitor que cuando llegas a casa tienes miedo a que le pase algo y no enterarte, pero por suerte nos olvidamos rápidamente. No necesitó llevar oxígeno ni sonda. Actualmente estamos yendo a rehabilitación y atención temprana, a la cual nos fue muy fácil y rápido acceder, a través de la pediatra nos llamaron enseguida. Nos han concedido el grado 3 de dependencia durante 6 meses y pronto me acogeré a la prestación CUME.

Por supuesto, si alguien necesita hablar o tiene alguna pregunta puede contactar conmigo, estaré encantada de ayudar.

Hugo, con papá y mamá

En Facebook podéis encontrarme como Andrea García Nieto y en Instagram, Andregn21

¡Ánimo a todos, el camino es duro pero la recompensa final merece la pena!

Si eres mamá o papá de un bebé prematuro y quieres contarnos tu experiencia, como ha hecho Andrea, ponte en contacto conmigo a través del correo electrónico mamadeunprematuro@outlook.es o mándame un mensaje directo por cualquiera de mis redes sociales.

Comparte esto si te ha gustado