Planes con niños

Planes con niños: Humedales de la Mancha

La propuesta de hoy es una visita a los humedales de la Mancha. Puede parecer contradictorio que en un lugar en el que no llueve mucho, pueda haber humedales. Pues sí y además son de gran importancia en cuestión de flora y fauna. Un lugar único en Europa. Hoy visitamos: Las Tablas de Daimiel y las Lagunas de Ruidera.

Las Tablas de Daimiel

¿Qué son?

Las Tablas de Daimiel son Parque Nacional desde 1973 y declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1981. Este humedal se forma por el desbordamiento de dos ríos, el Guadiana y el Cigüela, y al ser un terreno llano, sin apenas pendiente, se queda el agua «estancada». Dicho así de una forma un poco simple. Se encuentran en la provincia de Ciudad Real, próximas a las localidades de Daimiel (de donde toman su nombre) y Villarrubia de los Ojos.

Nuestra visita

La primera vez que yo visité este enclave ciudadrealeño fue hace 7 años y estaba embarazada del mayor. Algunas cosas han cambiado, pero sobre todo, por el covid. El centro de visitantes sigue igual. Sin embargo, recuerdo que antes se visitaba libremente, te daban un mapa y tú te paseabas a tu aire. Ahora, por el covid insisto, el recorrido es en sentido único. Mucho mejor, en mi opinión, sobre todo a la hora de hacerse fotos en determinados enclaves fotogénicos, lo cual también hace que la visita sea más organizada y no te pierdas nada.

No hay aforo máximo, ni es necesario reservar para visitar el parque. Pero sí que es necesario el uso de mascarilla, a pesar de estar al aire libre (puede que esto cambie dentro de poco). La entrada es gratuita, sin embargo, si preferís que os hagan una visita guiada ya sí que es necesario reservar y además conlleva un coste dependiendo del tipo de visita que queráis hacer entre las que ofrecen.

Proponen tres rutas, sin embargo, creo que la más completa es la amarilla, es la de mayor recorrido y por tanto se ve más del parque. Tarda en recorrerse aproximadamente entre una hora y una hora y media. Está perfectamente señalizada, no hay posibilidades de perderse. A lo largo del recorrido se van pasando una serie de pasarelas, con puntos de observación (ideales para hacer fotos) y en el punto más alto hay un pequeño observatorio desde donde se aprecia la magnitud del territorio.

Puesto que es un humedal evidentemente las mejores fechas para visitarlo es cuando hay agua, esto es, cuando ha llovido. Primavera es una buena opción. Sin embargo, en mi opinión, las lluvias hoy en día no terminan siendo suficientes y las Tablas de Daimiel ya no son lo que eran. Aún así merecen la pena ser visitadas.

Para recorrer las Tablas de Daimiel os aconsejo calzado cómodo. El recorrido es bastante llano, excepto cuando se sube al observatorio de la Isla de Pan, que tiene una ligera cuesta. Aunque es llano, no deja de ser un espacio natural. Además, es accesible, se puede ir perfectamente con carritos de bebés.

Además, si vais en verano, es más que recomendable llevar gorra, sombrero o similar… son humedales y apenas hay sombra.

Las Lagunas de Ruidera

Tras esta visita y un pequeño tentempié, nos fuimos hacia las Lagunas de Ruidera, que en coche están aproximadamente a una hora desde las Tablas de Daimiel.

¿Qué son?

Las Lagunas de Ruidera son también unos humedales. Tienen la consideración de parque natural desde 1979. Es un conjunto de 15 lagunas que se comunican, repartidas a lo largo de 30 kilómetros, en el límite provincial entre Albacete y Ciudad Real. En mi opinión mucho más espectaculares que las Tablas.

Nuestra visita

Puesto que nuestra idea era hacer un picnic cerca del agua, lo que hicimos fue buscar un sitio con sombra, agradable. Así que pasada la primera parte donde está el albergue y algunos restaurantes, encontramos un parking para dejar el coche y buscamos un hueco apto para nuestro picnic.

Las lagunas tienen nombre, pero no recuerdo el lugar exacto. Era entre dos lagunas y uno de los atractivos del sitio que elegimos para comer fue poder disfrutar del salto de agua de una laguna a otra.

Después de comer y por recomendación de una amiga, nos acercamos hasta la Cueva de Montesinos. Un lugar emblemático que tiene su momento de protagonismo en un pasaje de El Quijote. Sin embargo, a pesar de que era la primera hora de la tarde, hay que reservar y el cupo estaba completo, tendríamos que esperar al menos una hora y ya nos descabalaba un poco nuestros planes.

Mis recomendaciones para disfrutar de los humedales

COmo ya he comentado, os recomiendo calzado cómodo y ropa cómoda. Si vais a las lagunas en verano, además os recomiendo llevar ropa de baño (bañadores, toallas,…) porque hay zonas de baño habilitadas y ya se sabe que cuando el sol aprieta, siempre viene un chapuzón.

Nuestra idea era hacer un picnic, pero si preferís comer en un restaurante, también es posible. A lo largo del recorrido hay varios restaurantes y chiringuitos donde comer.

Por último, recientemente han adecuado los lados de la carretera para hacer un pequeño paseo peatonal y poder pasear cerca de las lagunas sin ningún peligro. Eso sí a los coches les han dejado un solo carril de subida y bajada, lo cual supone conducir a una velocidad mucho más moderada.

Aquí os dejo un enlace para que veáis otros planes con niños.

Comparte esto si te ha gustado
Planes con niños

Planes con niños: El Borril (Toledo)

Cuando llega el buen tiempo, siempre es buena idea hacer alguna excursión con los niños al aire libre y más en estos tiempos en los que es recomendable no juntarnos mucho en espacios cerrados (nosotros ya somos cinco). Por suerte, la oferta al aire libre es buena. Como yo digo, siempre nos quedará el campo. Así que cuando leí que la Diputación de Toledo reabría su finca de El Borril, me pareció una buena opción para pasar la mañana del sábado.

El Borril

El Borril es una finca que pertenece a la Diputación de Toledo, como ya he comentado un poquito antes. Desde la Diputación se encargan de su mantenimiento y gestión. Disponen de aulas de la naturaleza, donde se imparten algunas enseñanzas a los grupos escolares que les visitan, aunque creo que ahora por el tema del covid estas aulas permanecen cerradas y solo es posible realizar la visita exterior. La misión principal de esta finca es despertar a los niños (y adultos) la curiosidad por la flora y la fauna propia de la zona. Además, de crear conciencia de la necesidad de cuidar el medio ambiente y así proteger el entorno.

EL Borril: saludando a un ciervo

La visita a El Borril

La visita no es guiada, pero el recorrido está bien señalizado. A la llegada uno de los responsables os hará un breve resumen de la visita y cómo recorrer la finca. Además os facilitarán un mapa para hacer más sencillo el paseo.

Yo dividiría la visita en dos partes: la granja y el acuaterrario por un lado y la senda de los animales, por otro lado. Recomiendan empezar la visita por la granja y yo creo que es lo más acertado. Luego queda un poco más apartado desde donde acaba la senda de los animales.

La granja es un pequeño recorrido en los edificios anexos al edificio principal. En la granja tienen gallinas, gallos, pollitos, se ve el proceso de nacimiento y desarrollo de los pollitos, pavos reales, cabras, ovejas, burros, vacas,… A continuación está el acuaterrario, donde en grandes urnas acristaladas podemos ver todo tipo de «bichos» propios de la zona: hay algunas serpientes, escorpiones,… también hay sapos y tortugas.

El recorrido

Como os decía antes, esta sería la segunda parte de la visita a El Borril. Se trata de un sendero, bien indicado, que te va guiando por toda la finca. Cada parada está marcada y te señala el animal que está en esa zona y sus características: los restos que deja (piel, huesos,…), cuándo se aparean, cuándo nacen las crías,… y todas las paradas tienen puestos de observación.

¿Qué animales nos vamos a encontrar? Los propios de la zona: lobo ibérico, ciervo, muflón, gineta, zorro, conejo, jabalí, gamo, cabra montés, arruí, codorniz, perdiz y anátidas. Por culpa de «Filomena», las pajareras de la codorniz y de la perdiz están destruidas (esperemos que pronto las vuelvan a incluir en el recorrido)

Al final del recorrido, está el «Jardín de rocas» que es un pequeño enclave con rocas propias de la zona y lugares en los que las podemos observar: fachadas, portadas,… de edificios conocidos de la provincia de Toledo.

Mapa del recorrido en el Borril

Recomendaciones para la visita a El Borril

Por supuesto, ropa y calzado cómodo. Hay que tener en cuenta que se ha respetado al máximo el entorno, con lo cual nos vamos a encontrar caminos de tierra, alguna que otra roca en el camino, alguna cuestecilla,… así que lo mejor es ir cómodo. El terreno no es llano, hay pequeñas cuestas con un desnivel muy suave, pero a tener en cuenta.

Os recomiendo llegar pronto. El horario de visita es de 9:00 a 14:00 y el recorrido completo (Granja y senda de los animales) se tarda entre una hora y media y dos horas. Con lo cual si El Borril cierra a las 14:00 como muy tarde habría que estar allí a las 12:00. Nosotros llegamos sobre las 9:30 y estuvimos solos durante todo el recorrido. Cuando nosotros acabábamos el recorrido, ya se notaba que había más gente. Al estar solos no tuvimos que esperar nuestro turno en los puestos de observación ni esperar a que nadie se quitase para hacer la foto. Un lujo, la verdad.

Por protocolo covid, es necesario hacer reserva. El cupo máximo diario es de 70 personas. Después de rellenar el formulario, os envían un correo electrónico confirmando la reserva y que tendréis que enseñar cuando lleguéis allí. La visita es gratuita.

El Borril va a recibir visitas hasta finales de junio, cuando ya empieza a hacer calor. En cualquier caso, os recomiendo llevar agua. Aunque si se os olvida allí tienen máquinas que venden agua y refrescos y otra de café.

Podéis llevar comida, hay una zona de merendero y un comedor cubierto. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cierran a las 14:00, con lo cual sería más bien un tentempié para después de la visita.

En este enlace, te dejo otros planes con niños que hemos hecho nosotros.

Momento de relax en el Borril
Comparte esto si te ha gustado