Bebé prematuro

Revisión de los dos años

El pequeño, al ser prematuro, se lleva una doble revisión al cumplir los 2 años: una en neonatos y otra con su pediatra de la Seguridad Social. El pequeño no cumple años hasta finales del mes de junio, pero por cuestiones de agenda (de los médicos y nuestra) la revisión está separada por 3 semanas de diferencia.

La visita a neonatos.

Estuvimos en junio, 10 días antes de que el pequeño cumpliese los 2 años. Creo que ya os he contado en alguna ocasión que el pequeño es ver una bata blanca y cambiarle la cara. Primero se pone muy serio, nos mira como buscando respuesta a sus preguntas (¿dónde me habéis traído?¿qué me van a hacer?) y cuando ya intuye por dónde van los tiros, se pone a llorar.

No le gusta nada ni que le pesen ni que le tallen y claro, a partir de ahí, ya todo lo demás es un drama. Se empieza a tranquilizar cuando ve que le vestimos. Al tener ya los 2 años, ya no se le mide la cabeza. Curiosamente, la medida de la cabeza siempre ha estado en percentiles, mientras que con el peso y la altura nos ha costado una barbaridad entrar en la tabla de percentiles.

La revisión la ha pasado con nota. Aunque a nosotros no deja de llamarnos la atención el poco peso que coge para lo que come. En este punto quiero dejar claro un punto: el niño come que devora, le gusta todo, todo le va bien, come tanto sólido como hecho puré, prefiere comer solo a que se lo demos,… sin embargo, para lo que come, no le luce. Aunque según la curva de percentiles, el niño va creciendo bien y exponecialmente, no deja de sorprendernos su peso… Cuando le coges en brazos, te sale llamarle «gordo», sin embargo, luego la báscula no refleja esas «gorduras». En cualquier caso, podemos estar tranquilos en cuanto al tema del peso. El niño come bien y va poniendo gramitos a su cuerpecillo. No hay signos de alarma.

En cuanto a la talla, sin problemas, ya va por el percentil 10 en su edad, con lo cual no está nada mal. Yo lo noto por los pantalones, algunos ya le quedan pesqueros, menos mal que ahora en verano van en pantalón corto.

En lo que se refiere a temas de motricidad, fina y gruesa, va estupendamente. Hace la pinza sin problemas y corre que se las pela, sobre todo, si es para salir a la calle. Sobre el lenguaje, cada día va diciendo más palabras y a mi no deja de sorprenderme que diga palabras sencillas como «hola», «mamá» o «papá» y palabras que yo entiendo son complejas para su edad, como «calón (escalón) o «tren» o «tractor», pronunciando perfectamente la «r». Cada día va diciendo más palabras sueltas y entiende perfectamente lo que le decimos, cuando le pedimos algo o le regañamos.

Nos dijeron que no hacía falta que volviésemos hasta los tres años.

La revisión en la Seguridad Social.

Al ser tres semanas después que la de neonatos, nos llevamos pocas sorpresas, de peso y talla había aumentado algo. En esta ocasión, no tocaban vacunas.

Lo que sí me dejó a mi bastante descuadrada es que nos dijeron, tanto la pediatra como la enfermera, que ya podíamos empezar con la operación pañal del pequeño. A mi personalmente, me pilló con el pie cambiado. Yo no tenía en mente empezar la operación pañal del pequeño este verano. Con el mayor la operación pañal, la empezamos la primavera de antes de empezar el cole (hace ahora algo más de un año), con lo cual no era mi intención empezar con el pequeño. Tengo que meditarlo, porque a  un mes de dar a luz a Bichito III, no estoy yo muy en forma para ir persiguiendo al pequeño. Pero como la operación pañal da para un post por si solo ya os iré contando nuestros avances en este sentido más adelante.

En la Seguridad Social, no toca revisión hasta los 4 años, así que si no pasa nada no veremos a la pediatra en una temporada.

¿Qué tal han ido las revisiones de los 2 años de vuestros peques? ¿Os habéis llevado alguna sorpresa?

En estos enlaces, os cuento cómo nos ha ido en revisiones anteriores:

Comparte esto si te ha gustado
pies
Bebé prematuro

Ejercicios de atención temprana: (9-12 meses)

Poco a poco y gracias a los ejercicios de atención temprana, el pequeño va haciendo sus progresos a todos los niveles. Los principales avances que ha hecho en este último trimestre son:

Psicomotricidad gruesa

  • Se queda sentadito, erguido, con seguridad y es capaz de mover el tronco a derecha e izquierda, en función de donde se encuentre su foco de interés. Incluso, a veces se inclina hacia adelante para coger algo, es como si quisiese gatear, sin embargo, se le quedan un poco atascadas las piernas debajo del cuerpo.
  • Se voltea, de arriba a abajo, de abajo a arriba, hacia la derecha y hacia la izquierda sin ningún problema.
  • No gatea, pero no tiene problemas para desplazarse, «hace la croqueta» hasta llegar a su destino.
  • Repta, pero hacia atrás… lo descubrimos hace unos días. Creemos que es porque hace menos esfuerzo, al no tener que apoyarse en los brazos.
  • Tiene un gran interés por ponerse de pie. Si bien, el interés que tiene por estar de pie es inversamente proporcional al de gatear o reptar.
  • Si le dejo en la cuna, sentado, es capaz de ponerse de pie agarrándose a los barrotes (y de paso, roer la barrera de la cuna)
  • Empieza a dar sus primeros pasos. Agarrado, por supuesto.
Atención temprana

Psicomotricidad fina

  • Agarra todo tipo de objetos con toda la mano, sin ningún problema.
  • Hace la pinza con los dedos pulgar e índice para jugar con las etiquetas.
  • Si le dejamos una servilleta de papel, la hace confeti en cuestión de segundos.
  • Tiene una habilidad bárbara para coger cualquier objeto que quede a su alcance.

Lenguaje

  • Hablar, no habla. Balbucea. Emite sonidos para atraer nuestra atención.
  • Llora de diferente manera, según tenga hambre o sueño.
  • Reacciona cuando le llamas por su nombre.
  • Le encanta hacer pedorretas (creo que esto se lo ha enseñado su hermano, más que en las sesiones de atención temprana)

Social

  • Sonríe con poco. Aún no extraña, así que cualquiera que le hace una carantoña, un gesto o juega con él, le sonríe con facilidad.

Muchos de estos avances son propios de la edad, otros son fruto de los ejercicios de atención temprana que vamos practicando en casa. Yo ya no puedo acompañarlo a las sesiones de atención temprana, pero me he informado para poder hacer con él los ejercicios en casa. Os cuento alguno de ellos, por si os puede venir bien para vuestros bebés:

  • Para trabajar la psicomotricidad gruesa a esta edad y fomentar el gateo y posteriormente que ande, podemos ponerles de rodillas delante de algún juguete sonoro. La posición, para hacerlo más visual, es como si estuviese rezando.
  • Para trabajar la psicomotricidad fina, le ofrecemos juguetes pequeños (bueno, manejables para él). Le gusta mucho jugar con las etiquetas de los peluches, del babero, y como suelen venir varias etiquetas, juega con ellas, las separa con los deditos,…
  • Para trabajar el lenguaje, nosotros imitamos lo que él dice «mamamamama», «papapapapa» y su hermano ha introducido la variante «yoyoyoyoyo».

Espero que estas pequeñas pautas puedan ayudaros con vuestros peques.

Más posts sobre atención temprana:

Comparte esto si te ha gustado