Descubrimientos

Descubrimiento #3: el chupete

Vale, esto ha sido más descubrimiento para nosotros que para él. No estamos acostumbrados a tener un bebé que use chupete, puesto que nuestro hijo mayor nunca quiso chupete.

Durante su estancia en la UCIN, nos pidieron que llevásemos un chupete para prematuros. Ya lo conté en este post. Aunque allí el uso que se le dio al fue escaso. Una vez en casa, nosotros seguimos probando a darle el chupete. Durante un tiempo, parecía hacerle más gracia al mayor que al pequeño, le llamaba la atención, lo cogía y lo miraba como diciendo ¿qué es esto?, lo recogía del suelo si el pequeño lo lanzaba,….

Hasta que un día, al poco de cumplir los 5 meses (edad cronológica) se lo ofrecimos a cambio del pulgar. Y le gustó y ahora nos resulta un elemento imprescindible. 🙂

chupete-prematuro

Algunas veces se despierta por la noche simplemente porque se le ha perdido por la cuna. Así que nada tan sencillo como volver a colocárselo. Se ha vuelto tan imprescindible que en muchas fotos sale con él puesto. Bueno, así tendremos un recuerdo, fue el único hijo que quiso chupete.

Lo de elegir uno que se adecuase a él no ha sido fácil. Aparte de las miles opciones que hay en el mercado (látex, silicona, por edad,…) hay que tener en cuenta que al ser prematuro no nos vale cualquiera. Su boquita es más pequeña. Eso sí, una vez que hemos encontrado el que se adapta a él, es el único que compramos. Además, de los chupetes que regalan en las canastillas de preparación al parto ninguno le ha venido bien, así que en casa nos hemos juntado con unos cuantos a los que no hemos dado uso.

Otros descubrimientos del pequeño son:

Comparte esto si te ha gustado
Bebé prematuro

Edad corregida vs Edad cronológica

Otros dos conceptos que entran a formar parte de nuestra vida como padres de un bebé prematuro: edad corregida y cronológica. No es difícil de entender. La edad cronológica se cuenta desde su fecha de nacimiento y la edad corregida es la edad que debería tener si hubiese nacido a término.

Pongamos un ejemplo práctico. Nuestro pequeño tenía que haber nacido a finales de agosto, pero nació a finales de junio, con lo cual su edad cronológica es que ahora tiene casi 6 meses, mientras que la corregida es de casi 4 meses.

¿Dónde está la diferencia?

Yo, al principio, estaba liada, no sabía cuando tenía que aplicar una u otra cuando los especialistas me preguntaban. Así que en una de las revisiones le pregunté a la pediatra. Me dio una respuesta clara: para todo, se toma la edad corregida (alimentación, percentiles,…), excepto para las vacunas, que se tiene en cuenta la edad cronológica.

A modo de anécdota, yo en mi vida diaria, también aplico la edad corregida o la cronológica según el momento. Os pongo un ejemplo. Estando en la cola del supermercado, una señora que espera detrás de mi, me dice ¡qué niño tan mono!, ¿qué tiempo tiene? Yo, que a la señora no la conozco de nada, le digo la corregida, y así me evito dar explicaciones. Ahora, si es gente que conozco y que saben que el niño es prematuro les digo la cronológica.:)

La llegada del pequeño guerrero nos ha supuesto un aprendizaje nuevo, aunque no seamos primerizos. No sabíamos nada de bebés prematuros más allá de que son bebés que nacen antes de tiempo. Vamos aprendiendo a marchas forzadas, al mismo ritmo que él va luchando por crecer.

Bebé Edad
Bebé prematuro

¿Teníais clara la diferencia? ¿Qué otros conceptos de un bebé prematuro habéis aprendido?

Comparte esto si te ha gustado
Descubrimientos

Descubrimiento #1: la sonrisa

La sonrisa, lo más bonito que tiene un bebé.

Como todos los bebés, los prematuros también van haciendo sus pequeños progresos y sus descubrimientos, con la diferencia que hay que tener en cuenta su edad corregida.

Cuando te has pasado 72 días en la UCIN, con días mejores y días peores, con noticias malas, menos malas, regulares y buenas, todo se te olvida el día que ves a tu bebé sonreír por primera vez.

Nuestro pequeño empezó a sonreír con 4 meses de edad cronológica, 2 meses de edad corregida. Al principio, para conseguir una sonrisa, había que estimularle con caricias. Dos meses más tarde, sonríe sin necesidad de estimularle: cuando nos ve, cuando ve el bibe, con poquito se ríe… y si ya juegas con él hasta suelta carcajadas.

sonrisa

La sonrisa es lo más bonito que tiene un bebé. Por lo menos a mí me tranquiliza cuando mis hijos me ven y me sonríen, siento que lo estoy haciendo bien, a pesar de las prisas de algunos momentos del día, del estrés que llevamos acumulado por todo (el trabajo, la casa,…). Les veo sonreír y se me pasan de golpe todas las dudas y los temores. Es como un bálsamo.

Hace poco alguien me dijo que siempre que veía a mis hijos, les veía sonriendo, supongo que es una buena señal de que mis hijos son felices, además de risueños.

«Sonreír es definitivamente uno de los mejores y más bellos remedios»

Paulo Coehlo

Además, de la sonrisa, estos son los otros descubrimientos del pequeño:

¿Recordáis las primeras veces que vuestros hijos sonrieron?

Comparte esto si te ha gustado