Bebé prematuro

Probamos: «Papillas Nestum» (Nestlé)

Esta vez, también de la mano de Youzz y Nestlé, hemos probado las papillas Nestum de Nestlé. Además, han llegado en el mejor momento, porque hasta ahora al pequeño le dábamos cereales en el biberón tanto en el desayuno como en la cena. Sin embargo, desde hace unos días, el biberón por la mañana no lo quiere y prefiere papilla. Supongo que le sacia más.

Para nosotros es toda una novedad. El mayor nunca le hizo mucha gracia lo de las papillas de cereales. Directamente pasó del biberón con cereales a la taza de leche con galletas.

En casa, somos muy fieles a la marca Nestlé. El 90% de los productos que consumen los niños son de Nestlé: cereales, potitos, yogures… (deberían nombrarnos clientes del año, jejeje)

Al pequeño, empezamos a darle cereales en el biberón cuando empezó a hacer las noches del tirón, hacia los cuatro meses y medio. Ante nuestra preocupación por las posibles glucemias que podía hacer, desde neonatos nos dijeron que podíamos añadirle unos poquitos cereales en la leche del biberón. Así que empezamos con un cacito y hemos ido aumentando poco a poco. Primero, sin gluten y luego, con la edad, ya con gluten. Eso sí, los más normales (de 5 cereales o de 8 cereales), pero sin miel, ni galletas.

¿Qué cereales le dábamos al pequeño?

Los de Nestlé, que vienen en una caja amarilla. Así que como la marca la conocemos bastante bien, he pensado en hacer una comparativa entre los de la gama básica y los Nestum, que son los que hemos tenido ocasión de probar.

¿Qué aportan las Papillas Nestum?

Contiene Bl y oligofructosa. Además de hierro, zinc, y vitaminas A y C, que favorecen el sistema inmunitario, y esto al pequeño le viene muy bien, que ya sabéis que los prematuros tienen un sistema inmunitario un tanto débil. No tienen azúcares añadidos, sólo los que vienen naturalmente en los alimentos. Y para mí lo que es una gran ventaja es que ¡No quedan grumos! Y además, tienen que estar muy ricas, porque el pequeño las come con muchas ganas.

Como detalle añadido, dentro de la caja de Nestlé Nestum viene una pinza para cerrar la bolsa. Antes en las cajas de 1.200 grs, también venía, pero desde hace un tiempo no.

Papillas Nestlé Vintage

Comparando las tablas nutricionales de ambas cajas de cereales, Nestum tiene algo menos de calorías por toma, muy poquito. En cambio, en lo que se refiere a las grasas y grasas saturadas están empatados. En lo que ganan los Nestum, y para mí es un punto positivo, puesto que el pequeño es algo estreñido es que tienen más fibra alimentaria. En todo lo demás, son más o menos parecidos. Os dejo una imagen de las tablas para que comparéis por vosotros mismos.

A la izquierda, la tabla nutricional de 8 cereales y a la derecha la tabla nutricional de las Papillas Nestum

De Nestlé, también hemos probado los Iogolino. A los peques, ¡les encantan!.

¿Les dáis cereales a vuestros niños? ¿Vosotros habéis probado estos cereales?

Comparte esto si te ha gustado
verduras
Bebé prematuro

¡Hola, verduras!

Después de la introducción de la fruta, toca empezar con las verduras. La pediatra de la Seguridad Social nos dijo que en febrero podíamos empezar con las verduras, dado que el pequeño ya va aceptando la fruta.

Normalmente, te dicen que si a los 15 días de empezar con la fruta, el bebé la acepta, se puede empezar a introducir la verdura. Hemos esperado a introducir la verdura un poco más de lo habitual. Dado que es prematuro, nos preocupa que su sistema digestivo no esté lo suficientemente maduro y que las digestiones le sean más costosas.

Así que con la llegada del mes de febrero, hemos empezado con los purés del pequeño. La pediatra nos recomendó que para evitar estreñimientos indeseados no empezásemos con el típico puré de patata y zanahoria, sino que fuese de patata y judías verdes, por ejemplo. También nos recomendó que los purés los fuésemos variando de verduras y colores, así el bebé no se aburre y nosotros tampoco 🙂

Sí que nos advirtió de no hacer purés con verduras de hojas verdes grandes, por ejemplo, la acelga y las espinacas. Tampoco tenemos que añadir sal al puré, pero sí un chorrito de aceite de oliva.

Si pasados 15 días o así, el niño ha aceptado las verduras, hay que ir introduciendo la carne blanca, por ejemplo la de pollo. Con una pechuga en el puré es más que suficiente.

Así que ahora tenemos dos tipos de tupper en el congelador, los del mayor (que de vez en cuando aún come purés, con su sal, su carne de todo tipo, o su pescado, etc…) y los del pequeño (de verduras y sin sal) Que digo yo ¿cómo pueden comer los pobres eso sin sal?

De momento, los purés que le hemos preparado los ha comido bastante bien, mejor que la fruta diría yo. Ha habido veces que no me daba la mano para rellenar la cuchara y él ya estaba pidiendo más. En breve, introduciremos los yogures de postre.

Y no, no vamos a hacer BLW (baby-led weaning), por lo menos de momento. No lo hicimos con el mayor y no creo que lo hagamos con el pequeño. Dado su bajo peso al nacer, es importante que el niño vaya cogiendo peso, aunque sin llegar a engordarle como a un pavo en Navidad.

Hola, verduras
Comparte esto si te ha gustado
Bebé prematuro

7 meses: vamos al pediatra

EL pequeño ya tienes 7 meses. Los meses que no vamos a la consulta de neonatos, visitamos a nuestra pediatra de confianza. Llamadme neurótica, pero yo necesito saber que mi bebé prematuro va cogiendo peso y creciendo bien, bueno, bien en su línea. No puedo aspirar a que lo haga como un niño nacido a término, pero saber que está bien me tranquiliza. Paso a hacer un breve resumen de la visita.

7 meses

Como ya hemos empezado con la fruta y parece que después de un mes, empieza a aceptarla, nos dijo que podía empezar con la verdura y me dio dos folios con indicaciones. La verdad es que me vienen muy bien, porque ya no me acordaba cómo lo habíamos hecho con el mayor. Como consejos me dijo, que le ofreciese purés de diferentes colores, para que el niño no se aburra y vaya probando diferentes sabores y que evite las verduras de hoja verde grande (por ejemplo, las acelgas) y que luego poco a poco fuésemos introduciendo la carne. En otro post, os contaré nuestra experiencia con la verdura.

También nos dijo que podíamos empezar a meterle cereales con gluten, pero poco a poco, intercalándolos con los cereales sin gluten. También nos dijo que fuésemos aumentando la cantidad de cereales en la leche.

A mi pregunta de cuando es el mejor momento para pasarle del cuco a la silla de paseo, me contestó un rotundo ¡YA!, así que desde el día siguiente el pequeño ha salido de paseo en silla. La pena es que el tiempo no está acompañando mucho y no podemos dar muchos paseos.

Pero la noticia, el notición debería decir, es que el pequeño ha entrado en la curva de percentiles, si tenemos en cuenta su edad corregida (5 meses), tanto para el peso como para la talla, porque para el perímetro craneal estaba en percentiles desde hace meses. Tampoco es que de repente esté en percentil 50, pero ya tenemos un percentil 3 muy digno.

También estuvimos hablando de vacunas, en concreto, sobre la de la meningitis, cuando es mejor ponerla, número de dosis,…

Comparte esto si te ha gustado