Torrijas
Otros temas

Receta: Torrijas

No soy cocinillas, es un hecho. En casa el que cocina es mi marido. Yo hago tres o cuatro cosas, pero me salen muy ricas. Y las torrijas son mi especialidad, aunque sean laboriosas de preparar. En casa triunfan y he llegado a hacer tres tandas de torrijas.

¿Qué son las torrijas?

Es un dulce típico de Semana Santa. Lleva ingredientes muy básicos. Las típicas son las bañadas en leche, pero mi abuela las hacía también de vino. Para endulzarlas, yo prefiero el azúcar, pero hay quien hecha miel.

No son una exclusividad de España. Se preparan por todo el mundo aunque les den distintos nombres. Así, por ejemplo, en Estados Unidos las conocen como «French toasts«.

Ingredientes para las torrijas

  • Pan para torrijas.
  • Huevos.
  • Canela, en rama y en polvo.
  • Azúcar (lo siento por los que no tomáis azúcar, nunca he probado a hacerlas con otro producto alternativo al azúcar)
  • Aceite.

No pongo cantidades, porque yo voy echando según voy necesitando. O como dicen los expertos, «lo que pida». Aunque sí que os aconsejo que al principio no midáis tanto los ingredientes. Al final, cuando ya queda poco pan hay que ir midiendo un poco lo que se echa para que no sobre mucho.

Sí que os aviso que las torrijas se llevan mucho de todo. Mucha leche (mínimo un litro), mucho huevo (mínimo 3-4 huevos) y mucho aceite y mucho azúcar, en función de lo golosos que seáis.

Torrijas

Elaboración

Yo compro el pan unos días antes y lo dejo al aire o en una bolsa de tela. De esta manera, se va endureciendo y luego cuando lo echo en la leche absorbe mejor.

Para mí es importante disponer un orden en la cocina entre sartén, platos e ingredientes. Como una cadena de montaje. Yo me organizo de izquierda a derecha, supongo que por la disposición de mi cocina. Así, pongo: las rebanadas de pan, la cazuela con leche, el plato con los huevos batidos, la sartén para freír las torrijas, un plato con azúcar y canela para rebozar las torrijas y la fuente en las que las voy echando.

Bien, con todo dispuesto, ¡Empezamos!

Cortamos el pan en rebanadas. No muy anchas, porque sino no empapan bien, ni muy finas porque cuando se empapen con la leche se pueden partir. Lo aconsejable es cortarlas en diagonal, para hacerlas un poco más largas, pero yo creo que aquí cada uno que haga como le parezca más cómodo.

Mientras cortamos, ponemos en una cazuela grande, leche a calentar, como un par de dedos, a un fuego bajito porque va a estar así durante todo el proceso. A la leche le añadimos, la canela en rama (un par de ramitas) y azúcar. Batimos 3 huevos, para rebozar las torrijas y vamos poniendo el aceite a calentar. De momento, a una temperatura baja, aunque luego iremos subiendo. Preparamos también un plato (yo me apaño mejor con uno hondo) con azúcar y canela en polvo.

En plena elaboración

Las rodajas de pan las vamos echando en la leche, esperamos un par de minutos y cuando vemos que están bien empapadas las echamos en el huevo batido, vuelta y vuelta y a la sartén. Se fríen hasta que están doraditas, por ambos lados y de ahí al plato donde hemos puesto el azúcar mezclado con canela. Vuelta y vuelta y a la fuente donde se van a servir.

Algunos consejos

La elaboración no es difícil (¡para que lo diga yo!), pero es pesada. Ten en cuenta que estos pasos los tienes que repetir hasta que acabas con todas las rebanadas de pan. De una barra, suelen salir en torno a las 15 torrijas, en función de lo grueso o lo fino que se corte el pan.

No se deben echar todas las rebanadas de golpe a la cazuela. Primero, porque no caben y segundo, porque no todas se empaparían igual. Cuando las echamos en la sartén pasaría lo mismo, no todas cabrían y alguna podría quemarse.

Es probable que durante la elaboración, os quedéis sin leche, sin huevos o sin aceite suficiente para las rebanadas que quedan. No hay problema, se puede añadir más. Pero al echar más leche, hay que echar otra vez azúcar en la leche y esperar un poquito a que la leche vuelva a estar templada.

Si es necesario añadir más aceite, es preferible hacerlo cuando no haya torrijas en la sartén y antes de echar mejor quitar cualquier resto que pueda haber para que no se queme.

A modo orientativo, para dos barras de pan, yo he necesitado casi 3 litros de leche (entera, mejor para los postres), 6 huevos. De aceite y azúcar no os puedo dar cantidades porque voy echando a ojo.

Si una vez terminado, os queda algo de leche, huevo y aceite, recomiendo cortar alguna rebanada de pan normal y hacerlo de torrija. El único inconveniente que yo le veo es que la corteza queda más dura.

El resultado

Como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo el resultado final.

Torrijas
Torrijas

Otra receta en el blog: vasitos de cheesecake

Comparte esto si te ha gustado