Bebé prematuro

Reincorporación: llegó el día

Después de casi un año en casa, llega el día en que hay que volver a reincorporarse al puesto de trabajo. Ha sido prácticamente un año (menos 15 días) lo que he estado en casa, sin ir a trabajar, porque en una casa nunca se para y menos cuando hay niños.

Antes de la reincorporación

Desde que me dieron de baja, hasta la reincorporación, yo diría que hemos pasado por tres fases. La primera, estando aún embarazada, me dieron de baja en la semana 25 por riesgo en el embarazo, ya que el bebé no crecía como debía. Fueron 6 semanas de reposo relativo, lo que en mi caso significó «hacer la marmota» por la mañana y por la tarde paseo hasta un banco del parque y vuelta a casa. Ya en la semana 29 el bebé empezó a dar muestras de no encontrarse muy a gusto dentro, pero había que aguantar. Cuando más tiempo estuviese dentro, mejor para él.

La segunda fase yo diría que empezó con el nacimiento del pequeño y hasta que le dieron el alta en el hospital. Esta segunda fase ya os la conté en este post, así que no me voy a repetir.

La última fase, la que aún estoy disfrutando, con el pequeño en casa. Sí, hemos estado de médicos, hemos tenido mocos y toses, estamos yendo a atención temprana, pero también tenemos sonrisas y carcajadas, pequeños avances en el desarrollo del pequeño, que va creciendo, a su ritmo y con su propia curva de percentiles, pero bien.

Llegó el momento

Ahora toca reincorporarse al puesto de trabajo, con muchas novedades por lo que me han ido contando mis compañeras y con incertidumbres (no a nivel laboral). Todas sabemos que como con una madre no se está con nadie más, y eso que el pequeño se va a quedar con una persona que es de nuestra entera confianza, que sabemos que le va a cuidar y mimar. Si bien es cierto que las incertidumbres y dudas son menos, porque ya he pasado por esto otra vez.

reincorporación

Muchos preguntaréis cómo ha sido tan largo mi baja por maternidad. Os cuento un detalle que no todo el mundo sabe (o por lo menos yo no lo sabía). Cuando fui a la oficina de la Seguridad Social a tramitar la prestación por maternidad, me lo comentó la persona que me atendía. El permiso de 16 semanas que otorga la Seguridad Social a una recién mamá empieza a contar a partir de que el niño sea dado de alta hospitalaria, si se ha quedado ingresado. Para ello, ya con el informe de alta, vuelves a la Seguridad Social y te dan una nueva resolución con una nueva fecha.

A lo que hay que sumar la acumulación del periodo de lactancia y las vacaciones de 2016 que no disfruté por estar de baja.

¿Cómo nos organizamos en casa?

Con mi reincorporación a trabajar, la logística doméstica va a cambiar un poco. Será mi marido el que se encargue de llevar al mayor a la escuela infantil, mientras que el pequeño se queda en casa con una persona, que ya fue la que cuidó del mayor cuando yo me tuve que reincorporar tras mi primera maternidad.

Mi marido y yo tenemos jornada intensiva, así que a las tres de la tarde (no siempre en mi caso) salimos de trabajar. El hecho de tener las tardes libres nos permite organizar las tareas domésticas y dejar comidas preparadas para el día siguiente. Pero, sobre todo, podemos disfrutar de los niños. Sí, tenemos suerte, nuestros trabajos nos permiten conciliar en cierta manera.

Ahora, empieza una etapa con nuevas rutinas para todos, para niños y adultos. Lo de la conciliación mejor lo dejamos para otro día.

Y vosotros ¿cómo habéis llevado la reincorporación al trabajo?

Comparte esto si te ha gustado

5 comentarios sobre “Reincorporación: llegó el día”

    1. El mayor va a la guarde y el pequeño se queda en casa con una chica. En neonatos nos recomendaron que estuviese en casa, este primer año. A partir de septiembre es probable que vaya también a la guarde.
      La reincorporación ha sido durilla, sobre todo en casa, porque hemos tenido que cambiar algunas rutinas. Pero con el tiempo, a todo te terminas acostumbrando 😉

      1. Mucho mejor que el pequeño se pueda quedar en casa con alguien, así no coge tantos virus ni cosas que pululan por las guardes!
        Un abrazo y ánimo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *