Uncategorized

Nuestra estancia en la UCIN del Hospital Universitario HM Puerta del Sur

Recientemente, se ha publicado que la UCI de neonatos del Hospital de La Paz (Madrid) tuvo que ser desalojada por una bacteria. En otro post, os conté lo que se siente cuando tienes a un bebé ingresado en una UCI Neonatal (UCIN). Con el post de hoy quiero contar cómo fue nuestra experiencia en la UCIN del Hospital Universitario HM Puerta del Sur.

Nosotros tuvimos una suerte inmensa. La UCIN en la que el pequeño gozó de todo tipo de cuidados es de las que tienen las puertas abiertas 24 horas. Es decir, los padres podíamos ir a ver a nuestros bebés cuando quisiéramos, excepto cuando pasaba el pediatra a revisarles y a la hora del baño. ¡Hasta por la noche se podía estar!. Nosotros, mientras yo estuve ingresada, aprovechamos todo el tiempo que podíamos e íbamos a verle.

¿Cómo es la vida en la UCIN?

Todos los días a las 12 pasaba el pediatra que iba hablando con todos los padres sobre los progresos diarios de sus bebés (si habían cogido peso o no, tratamientos aplicados si lo necesitaban, decisiones a tomar, siguientes pasos,…). Recuerdo esos momentos con cierta ansiedad, sobre todo las primeras semanas durante las que el pequeño luchó como un auténtico campeón. Superadas las dificultades, lo importante en nuestro caso era que fuese cogiendo peso. Cuanto antes llegase al peso deseado, antes nos podríamos ir a casa, así que celebrábamos cada gramo como una pequeña victoria, un paso más hacia la casilla de salida.

En la UCIN, había siempre dos enfermeras y una auxiliar, que nos atendían a bebés y padres con mucho cariño. Ellas eran las encargadas de sacar a los bebés de la incubadora para que pudiésemos hacer el «canguro», nos daban consejos a las mamás a la hora de poner al pecho a los bebés, les daban de comer cuando nosotros no estábamos, les consolaban el llanto,… El personal de la UCIN llegó a ser tan cercano que nos dirigíamos a ellos por sus nombres, como si fuesen de la familia.

Etiqueta de Pablo en la incubadora

Otro detalle que me llamó la atención fue que cada bebé estaba identificado con una etiqueta con un personaje de dibujos animados. Pequeños detalles que ayudan a sobrellevar el hecho de que tu bebé está ingresado y no contigo en casa.

Además de las puertas abiertas para los padres, tenían un horario de visitas para otros familiares 3 días a la semana, solo eran 15 minutos y no podían tocar a los bebés y los bebés que estaban en incubadoras permanecían dentro durante el horario de visitas. Para nosotros, que el pequeño estuvo tantos días ingresado, fue la manera en que los abuelos y los tíos pudiesen conocer al pequeño. El hermano mayor tuvo que esperar algo más a conocer a su hermanito, puesto que el acceso a la UCIN no está permitido a los menores de 15 años.

También tenían normas que había que cumplir, por el bien de nuestros bebés. Cada vez que entrábamos debíamos lavarnos bien las manos. Para ello había a nuestra disposición una fuente de agua caliente, jabón desinfectante y toallitas para secarnos.

Vista de la UCIN
Imagen cedida por HM Hospitales

En resumen, una buena experiencia, pero que esperamos no tener que volver a visitar salvo para alguna visita de cortesía 😉 Aprovechamos para agradecer a todo el personal de la UCIN del Hospital Universitario HM Puerta del Sur el cuidado y atenciones que tuvieron con nuestro pequeño.

Comparte esto si te ha gustado

9 comentarios sobre “Nuestra estancia en la UCIN del Hospital Universitario HM Puerta del Sur”

  1. Hola soy mamá de dos prematuras que nacieron en puerta del sur y estoy tremendamente agradecida con todos ellos. Por desgracia una de mis pequeñas no consiguió quedarse con nosotros, pero desde donde este ayudó a su hermana que hoy está con nosotros como una auténtica campeona.
    No nos olvidaremos de todos ellos y estoy segura que ellos de nosotras tampoco.
    Sandra y Paola

  2. ¿Por qué elegisteis éste hospital? Por la UCI de neonatos? por cercanía? os lo recomendaron? Veo muy difícil la elección del hospital, parece que todo el mundo tiene una opinión sobre un hospital en concreto y siempre te cuentan casos que han ido bien o casos que han ido mal, y al final una no sabe qué decisión tomar.

    1. En principio, si el embarazo hubiese ido normal, habría dado a luz en otro hospital de Madrid, el mismo donde nació mi hijo mayor. De hecho, este hospital nos pilla a 60 km de casa.
      Donde nosotros vivimos no se atienden partos por lo privado, aunque sí que hay ginecólogos que te llevan el embarazo por lo privado.
      El caso es que cuando mi ginecólogo detectó por monitores que el bebé estaba empezando a tener problemas, me derivó a este hospital.
      La verdad es que nos atendieron muy bien desde el principio. Siempre muy atentos y cariñosos, sobre todo, con los papás que teníamos a bebés en la UCI de Neonatos.
      Yo no tenía referencias de este hospital antes. Por eso, también escribí el post.
      Y ahora que seguimos yendo a revisiones con el pequeño, también nos atienden muy bien.

      1. Qué bien estar en un sitio en el que te hagan sentir como en casa porque imagino que tiene que ser muy duro tener a un bebé en la UCI de neonatos. Además, imagino que vosotros tendríais el corazón dividido entre estar con el mayor en casa y con el pequeño allí. Encima tan lejos de casa! Tuvo que ser muy duro! Os admiro tanto. Y enhorabuena por ese pequeño luchador! Un abrazo!

  3. Madre mía! Acabo de descubrirte por casualidad, he leído unos cuantos posts y estoy alucinando con las similitudes de nuestras historias: en junio de 2019 tuve a mi segunda hija en el hospital HM Puerta del Sur, nació con 31+3, cesárea de urgencia por una preeclampsia. 41 días en la UCIN, afortunadamente no tuvo ninguna complicación. Tengo otro niño que ahora tiene 2 años y 7 meses, se llevan justo 2 años y fue muy duro compaginar el hospital y pasar tiempo con el, que no entendía nada. Al leer tu post he pensado que podría haberlo escrito yo, porque es tal cual lo viví y cuando he visto la foto de la UCIN no he podido evitar romper a llorar, porque justo mi pequeña estuvo en esa incubadora hasta que pasó a la cunita! Como recuerdo esa sensación y esos nervios cuando nos dejaban pasar a las 12 y en cuanto se abría la puerta miraba hacia allí para ver qué, al menos, todo estaba igual, que no había ninguna máquina nueva…y en cuanto me lavaba las manos corria a levantar la mantita que cubre la incubadora con un nudo en el estómago…
    Los profesionales que trabajan en la UCIN son increíbles, especialmente enfermeras y auxiliares, no solo cuidan de nuestros bebés sino también de nosotros y en momentos tan delicados eso no tiene precio.
    Me alegro muchísimo de haberte encontrado!! He empezado a seguirte para conocer tus experiencias ya que me vendrán fenomenal para las 1000 dudas que me surgen a diario con mi pequeña, voy a seguir leyendo posts!! Jejeje
    Muchísimas gracias por contar tu experiencia ya que ayudas a mucha gente!!

    1. La finalidad de este blog era esa, ayudar a otros padres y madres que pasen por la misma situación que nosotros pasamos. Que no se sientan tan solos, porque compartir la experiencia hace el camino más llevadero. Muchas gracias por leerme y por seguirme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *