El (no) patrón de sueño del pequeño
Bebé prematuro

El (no) patrón de sueño del pequeño

El tema del sueño de los bebés y de los niños daría para escribir un libro bien gordo. De hecho, los hay: el famoso método Estivill o el de Rosa Jové («Dormir sin lágrimas»). Nosotros no hemos recurrido a ninguno de ellos, simplemente hemos aplicado lo que en ese momento nos dictaba el sentido común y el instinto.

En casa, tenemos al mayor, que para esto de dormir es una marmota. Es capaz de dormir desde las 21:00-21:30 que le metemos en la cama hasta las 8 de la mañana del día siguiente sin problemas y así lleva desde los 8-9 meses. Con las siestas, pasa parecido, le echas y es capaz de dormir 2-3 horas y luego a las 9 irse a dormir tan contento. Además, no hace falta que nos quedemos con él hasta que se duerme, cae en cuestión de minutos. Ni se entera cuando su hermano, que duerme en la misma habitación, llora.

El (no) patrón de sueño del pequeño
El mayor en una de sus posturas imposibles para dormir

En cambio, el pequeño no tiene un patrón fijo. No hace una noche igual. Nunca sabes cuántas horas vas a dormir esa noche. Cuando llegó a casa desde neonatos, la idea era que durmiese con nosotros en la habitación, por las tomas nocturnas. Sin embargo, tuvimos que sacarlo al salón y turnarnos para dormir. ¿Por qué? Porque hacía unos ruiditos como de puerta vieja mal engrasada que no nos dejaba dormir. Sin embargo, cuando le preguntamos a la neonatóloga por estos ruiditos y si descansaba (porque nosotros, no), nos dijo que eran completamente normales, sobre todo en prematuros y que estuviésemos tranquilos que el niño descansaba. Afortunadamente, estos ruiditos cesaron a los dos meses y volvimos a tener noches más tranquilas.

El pequeño lo mismo hace la noche del tirón, pero durmiendo menos horas que su hermano (vamos, que se despierta antes), que hay que levantarse varias veces en una misma noche. Hay noches que hay que darle un biberón, pero no se le engaña con cualquier cosa, tiene que ser un biberón en condiciones, sus 240 ml con cereales. Otras veces el problema es que se le ha perdido el chupete en la cuna, pero ahí la solución es más fácil.

En cuanto a las siestas, en la guarde duerme en torno a la hora y media, según ponen en la agenda. En casa, cuando echa siestas le dejamos dormir lo que necesite, y pueden rondar las dos horas. Alguna vez nos ha sorprendido con 3 horas de siesta, pero no es lo habitual.

De vez en cuando aunque cada vez menos, también puede ocurrir que se eche siestas matutinas, son muy cortas, de unos 20-30 minutos. Le suele pasar cuando se ha levantado muy pronto y no ha parado, así que cae rendido. Sé que en la guarde, sobre todo, al principio dormía alguna, ya no. Y en casa, con nosotros, cada vez menos. La verdad es que si se duerme a media mañana, es un fastidio porque luego le cuesta más dormir después de comer.

¿Qué es lo normal en un bebé? ¿Cuánto deben dormir?

Es algo que me pregunté cuando en la revisión de los 12 meses, al preguntarnos por sus hábitos de sueño, y le contamos lo de las siestas matutinas nos dijo que eso era más propio de un bebé más pequeño.

Un bebé recién nacido debe dormir en torno a las 18 horas, entre siestas diurnas y el descanso nocturno. Entre los 3-6 meses, sus horas de sueño rondan las 15, mientras que con el año, ya están en las 12-13 horas. Con 3 años, deberían dormir en torno a las 12 horas.

Ya os digo que nuestro hijo mayor supera la media, pero el pequeño, al igual que le pasa con los percentiles de crecimiento, en lo que se refiere al sueño, está ahí, rozando la línea.

Como véis teniendo las mismas rutinas con los dos, cada uno tiene una forma de dormir.

¿Vuestros peques duermen bien? ¿O son de los que se despiertan muchas veces?

El (no) patrón de sueño
El pequeño en su postura habitual de dormir
Comparte esto si te ha gustado

1 pensamiento sobre “El (no) patrón de sueño del pequeño”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *