Otros temas

DIY: Corona de Navidad

La Navidad está a la vuelta de la esquina y este año parece que tenemos más ganas de que llegue, por aquello de olvidarnos por un ratito del coronavirus y todo lo que nos traído este año 2020.

Ya sabéis los que seguís el blog, que yo tiendo más a manazas que a manitas, pero aún así la buena voluntad no me que la quita nadie ni nada. Suelo seguir por Instagram cuentas de mamás creativas, artesanas y profesionales del DIY (o manualidades de toda la vida). Últimamente, me estoy adentrando en el mundo de la costura y he empezado a seguir cuentas de esta temática. A lo que voy es que de tanto seguir, parece que algo se va quedando en el subconsciente y este año me he vuelto a tirar a la piscina de las manualidades navideñas. Aunque debo confesar que creo que este año conseguiré hacer adornos más que decentes, de los que me enorgulleceré de colgar en el árbol o en la puerta de casa.

Ya tengo unos cuantos adornos, que os iré enseñando por aquí y en mi cuenta de instagram. El primero que llega al blog es una corona de Navidad, o de adviento o, si lo preferís, un centro de mesa navideño.

Realmente, mi aportación «manualística» a esta Navidad iba a ser un mantel. Tenemos una mesa que cuando se abre es muy larga (unos 3 metros) y todos los manteles se quedan cortos…. pero… a pesar de seguir millones de cuentas de tejidos, telas, costureras, etc… el tiempo se me ha echado encima (como a muchos, supongo) y creo que el mantel se queda para el año que viene.

La historia de la corona de Navidad

Es una tradición cristiana, sin embargo, la tomó prestada de la cultura nórdica. Como sabéis, el adviento es el periodo previo a la Navidad. Tradicionalmente, el adviento comprende los cuatro domingos previos al día de Navidad. Cada domingo se enciende una vela, hasta que el día de Navidad están las cuatro velas encendidas.

La corona se decora con ramas de árboles de hoja perenne (pinos, abetos, muérdago) y frutos rojos. Podría decirse que la corona está llena de símbolos. Una corona es un círculo, no tiene principio ni fin.

Los colores que se usan en la corona también tienen su simbología. El verde (de las ramas) es el color de la esperanza, de lo que está por llegar. El rojo (de los frutos que usan para decorar o de las velas) es el amor, hacia nuestros seres queridos. El blanco (de las velas) refleja la pureza y la luz, alejando las tinieblas y los miedos.

Con el paso de los años, las coronas de adviento, sin dejar atrás su tradición cristina, han pasado a ser objeto de decoración y las podemos encontrar en cualquier sitio, decorando tiendas, restaurantes, salones,…

Material para elaborar la corona de Navidad

Antes de salir corriendo a comprar material, mira a ver qué tienes por casa que te pueda servir para hacer tu corona de adviento.

Lo que indico a continuación son elementos básicos. Luego cada uno puede decorar su corona como más le guste. Si buscáis por Google, encontraréis millones de ideas.

Necesitaremos:

  • Cuatro velas del mismo tamaño. Yo tenía unos velones blancos de Ikea. Hay quien pone cada vela de un color: morado, rosa, verde, rojo y blanco. Eso ya va a gustos.
  • Hojas verdes. Lo más típico son de pino o de abeto, que son perennes. Pueden ser naturales o artificiales. Frutos rojos.
  • Piñas.
  • Cintas de colores: verde, rojo, dorado,… Yo compré alguna en Tiger y usé otras que tenía por casa.
Cintas de colores: corona de Navidad
  • Cuerda de yute o lana marrón.
  • Un plato, una cesta o una bandeja redonda del tamaño que sea vuestra corona. Os servirá de molde para la corona y además evitará que la cera que caiga de las velas manche la superficie.

Proceso de elaboración

Lo primero es tener claro el sitio dónde vamos a colocar nuestra corona de Navidad, por aquello de las proporciones. No es lo mismo la mesa del comedor, que una mesita junto al sofá.

A continuación, colocaremos las cuatro velas en el centro de nuestro plato (nosotros hemos cogido una cesta que había por casa). Como supondréis, yo he tenido ayudantes de excepción, que me iban diciendo dónde poner las cosas. Las velas las decoramos con una cinta de corazones que también compré en el Tiger.

He usado una guirnalda del Tiger que imita hojitas verdes y frutos rojos, para el borde de la cesta y la sujeté con una cinta dorada que fui pasando por entre el mimbre de la cesta. Como me sobró algo de cinta le puse algún que otro lazo, para sujetar aún más la guirnalda de las hojas.

En las asas de la cesta, para camuflarlas un poco, puse lazos de dos colores: Verde (de raso por un lado y con purpurina por el otro, del Tiger) y rojo (normalita)

Montaje: corona de Navidad

Durante nuestra última salida a por setas, yo tuve un escaso éxito con las setas y me dediqué a buscar piñas, lo más nuevas posibles, porque se terminan abriendo. Las cogí con la idea de hacer algo para Navidad, pero sin tener muy claro el qué.

Así que pusimos las piñas entre las velas con la idea de que las sujetasen. Cuando encendimos la primera vela, según se fue consumiendo la tuve que meter en un vasito para velas para evitar que se estropeara todo el centro. Al meter el vasito, hubo que sacar las piñas. Nota mental: coger piñas más pequeñas la próxima vez.

Podría haber tuneado mucho más la cesta, pero con la cantidad de lazos que lleva, me parece que queda bastante bien. Puede que incluso un poco «repolluda»

El resultado

Aquí os dejo el resultado. Creo que nos ha quedado bastante bien, aunque soy consciente de algunos detallitos que para el año que viene intentaremos mejorar.

Resultado: corona de Navidad

Comparte esto si te ha gustado

3 comentarios sobre “DIY: Corona de Navidad”

  1. Me encanta este tipo de manualidades para decorar la casa en navidad. Me la apunto para el año que viene. Muchas gracias por compartir esta maravillosa idea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *