Sandy
Bebé prematuro, Entrevistas

Hoy entrevisto a… Sandy

Acabamos el mes de junio con una nueva entrevista a una mamá de un bebé prematuro. Desde Guadalajara (Mexíco), Sandy nos cuenta el nacimiento y la evolución de su pequeño guerrero. En esta ocasión, Sandy prefirió rellenar el cuestionario que tenéis disponible en Google. Gracias, Sandy, disfruta mucho de tu pequeño. Sin más, os dejo con su historia.

1.- Hoy entrevisto a… Sandy

Soy Sandy González. Mi bebé nació de 29 semanas prematuro, hoy tiene 3 meses con 15 días. Vivo en Guadalajara, Jalisco México.

2.- ¿Cómo fue el embarazo?

Todo iba bien. Tuve mi cita mensual, me hicieron eco y todo se veía bien. Al momento de hacerme el tacto me dicen que tengo 2 cm de dilatación y eso se debió a que había presentado infección en vías urinarias. Deciden dejarme en observación un par de días con antibióticos y dexametasona y el bebé decide nacer 3 días después por rotura de membranas y cesárea de emergencia.

3.- ¿Cómo fue el parto, Sandy?

Nació por cesárea. Estuve sola hasta el quinto día que salí del hospital. No vi a mi bebé hasta que me dieron de alta y así fue estuvo 67 días en UCIN.

4.- ¿Cómo fue la estancia en la UCIN?

Se nos hizo corta porque los diagnósticos eran buenos y fue evolucionado. Teníamos un horario de 11 a 12 una vez al día por los 7 días a la semana. Hice piel con piel hasta después que pasó a incubadora ya sin depender de oxígeno, fue maravilloso 😍 Estuvimos con leche materna desde el quinto día que pude verlo por primera vez. Tuvimos mucha suerte con el personal. Sí estuvo dos días en fototerapia y no necesitó cirugía.

Sandy

5.- Patologías y secuelas del bebé

Respiratoria leve (ya que estuvo 1 mes intubado) ,y el resto con oxígeno. Ya fue dado de alta sin oxígeno. Desarrolló retinopatía y fue necesario la inyección en sus ojitos después de un mes. El médico dice que aceptó el medicamento y está por valorarlo nuevamente.

6.- Al alta

Al llegar a casa con mucho miedo, pero logramos llevar al día tomando temperatura, oxigenación. No necesitó oxígeno ni sonda. Estamos con rehabilitación y estimulación temprana. Hasta ahora no ha presentado discapacidad alguna.

A Sandy la podéis seguir en su Facebook

Si eres mamá o papá de un bebé prematuro y quieres contarnos tu experiencia, como ha hecho Sandy, escríbeme al correo electrónico mamadeunprematuro@outlook.es o mándame un mensaje directo por cualquiera de mis redes sociales.

Puedes leer otras entrevistas a mamás de bebés prematuros pinchando en este enlace.

Comparte esto si te ha gustado
Bebé prematuro

Cinco años

Parece increíble, pero ya han pasado cinco años desde aquel 29 de junio. Hoy el pequeño guerrero cumple cinco años. Hemos pasado por mucho, ya lo habéis ido leyendo en el blog, muchas consultas y revisiones, sesiones de atención temprana, la guarde, el cole,… y hemos ido superando etapas.

Un breve resumen de estos cinco años

Durante los 72 días, que estuvimos en la UCIN, los sentimientos y nuestra actividad diaria estaban montados en una montaña rusa sin fin. Un día teníamos buenas noticias y al siguiente tropezábamos con algo y dábamos un pequeño paso atrás.

Por supuesto, durante nuestra estancia en la UCIN, pasó por varias pruebas típicas de bebés prematuros: ecografías cerebrales, del corazón,… para comprobar que todo iba bien, análisis de sangre, oftalmológicas (para comprobar el desarrollo de la retina y descartar alguna posible retinopatía),…

Tras el alta, vino el rosario de consultas y revisiones. Empezamos a ir a atención temprana, después de un largo y tedioso camino. Sesiones que eran quincenales, porque no hay hueco para tanto niño necesitado de este tipo de atención.

Empezamos la guarde y un montón de nuevas rutinas a aprender. Digamos que en la escuela infantil espabiló, a su ritmo, pero espabiló: empezó a andar, a comer solito, a comer sólido, empezamos a dejar el pañal,… Él siempre a su ritmo, incluso ahora, todo lo hace a su ritmo, que varía en velocidad según sus intereses.

Y llegó el momento de empezar el cole. Hace dos cursos (acaba de terminar segundo de infantil o cuatro años), la escolarización de niños prematuros no estaba tan en el punto de mira como ahora. La verdad es que nosotros tampoco nos lo planteamos. El niño nació en junio y en 2019 le tocaba empezar el cole. Mi mayor preocupación era el tema del pañal, pero afortunadamente unas de las rutinas que tienen en el cole al empezar es precisamente esa, aprender a ir al baño.

En las tutorías, la profe nos decía que iba bien, que jugaba con sus compañeros y es participativo en clase ¿qué más le podemos pedir a un niño tan pequeño?

El futuro

Nos quedan muchas pruebas que superar. Terminar las consultas (¿Alguna vez se acaban?), aprenderá a leer (algo que tiene muchas ganas), irá a primaria, seguirá compartiendo con sus hermanos y amigos, descubrirá muchas nuevas cosas,…

Echo la vista atrás y no dejo de pensar en que somos afortunados. Dentro del mundo de la prematuridad, ese gran desconocido para muchos, nuestro paso está siendo firme y siempre hacia adelante. La sombra de la prematuridad cada vez es más pequeña.

Y ahora os dejo, tengo un cumpleañero esperando para jugar con sus lego y sus superthings recién estrenados y una tarta con una vela que soplar.

tarta cinco años

La tarta que he hecho no se parece a esta, pero al peque le ha encantado porque la hemos preparado juntos.

Comparte esto si te ha gustado
Bebé prematuro, Entrevistas

Entrevista a… Laura, mamá de Ainhoa

Tenemos una nueva entrevista en el blog, Laura, es la mamá de Ainhoa, una bebé prematura, muy prematura. En esta ocasión, su mamá me contactó a través de Instagram. A pesar de haber leído ya unas cuantas historias de bebés prematuros, no deja de sorprenderme la capacidad de superación de nuestros pequeños guerreros, que luchan y nos hacen sacar fuerzas de donde no pensamos que tenemos.

Os dejo con la entrevista, pero lee hasta el final del post, porque Laura tiene algo importante que comunicar.

1.- Hoy entrevisto a… Laura

Soy Laura, mamá de Ainhoa, una bebé prematura que llegó al mundo mucho antes de lo previsto, a pesar de los esfuerzos por retrasar el parto. La peque nació en el Hospital de La Fe de Valencia, aunque vivimos en un pueblo de Valencia. Actualmente, tiene 6 años.

2.- ¿Cómo fue el embarazo?

El embarazo fue bien hasta la semana 9, empecé con sangrados, amenazas de aborto, vómitos, llegaron a ingresarme por deshidratación, aparte tenía una anemia enorme. En ningún momento me avisaron de que podría tener un parto prematuro.

Me puse de parto en la semana 21, con un cerclaje, pudimos atrasarlo hasta la semana 25. La peque nació con 710 gramos.

3.- ¿Cómo fue el parto de Ainhoa?

Mediante cesárea de urgencia, el papá solo entró en la preparación del parto.

Siempre se me quedará en la cabeza el no poder ver a mi hija cuando nació, no poder verla, tocarla, olerla, besarla, es lo más desgarrador que puede sentir una madre.

4.- ¿Cómo fue la estancia en la UCIN, Laura?

La estancia en la UCIN más bien diría que fue infinita, pero gracias al buen trato de los médicos y enfermeros, y el poder estar con mi hija todo el día sin el horario restringido, lo hizo mucho más ameno.

El PIEL CON PIEL no pudimos hacerlo hasta los sesenta y ocho días. Eso sí, una vez realicé el método no la soltaba, solo para ir a sacarme leche.

Laura y Ainhoa

La lactancia materna fue para mi una de las mejores defensas que pude darle en ese momento a mi hija, Llegué a obsesionarme con sacarme leche ya que me dijeron que era lo mejor que podía proporcionarle a mi hija.

Los médicos, enfermeros… tienen mucha delicadeza a la hora de informarte de la evolución de tu hijo. En nuestro caso, fueron claros y transparentes desde el primer momento. Nos informaban de cada paso y cada medicación que necesitaba mi hija. Toda pregunta que tenía en mente nos lo explicaban con el tiempo necesario y de la manera más comprensible. Nos aconsejaban de todos y cada uno de los cuidados que necesitaba el bebé.

Necesitó una intervención en la incubadora de la UCIN ya que tenía una retinopatía de prematuridad y un drenaje pulmonar.

Estuvo dos días con fototerapia.

5.- Patologías y secuelas del bebé.

Mi bebé no nació con ninguna patología, todas y cada una de ellas fueron apareciendo a los pocos días y semanas al nacer tan extremadamente prematura.

Las secuelas son una hipoacusia bilateral neurosensorial, displasia broncopulmonar y foramen oval que le cerró hace unos meses.

6.- Al alta

Su llegada a casa fue ampliamente deseada pero temida a la vez, ya que me llevé a casa a mi pequeña con oxígeno, después de cuatro meses y medio ingresada.

Estuvo con fisioterapeuta desde los siete meses y medio hasta los catorce meses. Hasta día de hoy sigue asistiendo a atención temprana y logopedia.

A Laura podéis encontrarla en redes sociales:

Laura, además, tiene un blog en el que va contando cómo es su experiencia como madre de una bebé prematura y por todo lo que están pasando tanto ella como su bebé. Tiene publicaciones muy interesantes sobre los problemas más comunes que pueden tener los bebés prematuros. Os animo a visitarlo PINCHA AQUÍ

Además (y ésta es la gran noticia), Laura, en breve, va a publicar un libro «Marcas en mi piel«. Lo ha titulado así porque la cesárea no es la única marca que le quedó del parto, cada vivencia y cada experiencia de su embarazo se han quedado marcadas en su piel. Podéis reservarlo a través de sus redes sociales (yo ya lo he hecho).

Si eres mamá o papá de un bebé prematuro y quieres contarnos tu experiencia, como ha hecho Laura, la mamá de Ainhoa, escríbeme al correo electrónico mamadeunprematuro@outlook.es o mándame un mensaje directo por cualquiera de mis redes sociales.

Puedes leer otras entrevistas a mamás de bebés prematuros pinchando en este enlace.

Comparte esto si te ha gustado
Bebé prematuro, Otros temas

Hoy leemos: «Con L de Luchador»

Con L de Luchador o con L de Libro. Hoy os traigo un nuevo libro sobre prematuridad. Ya os hablé de «Nenúfar» de Sonia Martos y hoy, Teresa Sánchez, otra mamá de un bebé prematuro, nos presenta su libro «Con L de Luchador», la historia de su hijo, un gran prematuro. A diferencia de Nenúfar, «Con L de Luchador» no es un cuento, es un libro mucho más personal, en el que dos padres cuentan cómo es la llegada al mundo de un hijo prematuro.

Y sin más preámbulos, os dejo con lo que me ha contado Teresa, sobre ella, su libro y su experiencia como mamá de un bebé prematuro.

¡Hola!

Soy Teresa Sánchez, he escrito un libro sobre la historia de mi hijo, un prematuro extremo de 24 semanas y 872 gramos que tuvo que superar grandes batallas. Queremos contar su historia y que sirva de fuerza para otros papás y mamás que pasan por el difícil mundo de la prematuridad.

En el libro no solo encontrarás la historia de nuestro pequeño, también hay testimonios de profesionales y de otras familias guerreras.

¿Cómo surgió la idea del libro?

Cuando entras en el mundo de la prematuridad nos sentimos muy confusos y perdidos como padres, intentas  entender qué está ocurriendo. Durante la estancia en el hospital nos ayudó mucho conocer historias de otros papás que habían pasado o estaban pasando por lo mismo. En el periodo de hospitalización de Leo empezamos a escribir un diario sobre el día a día de nuestro pequeño, es ahí donde surge la idea del libro. Creímos que la historia de fuerza, lucha y superación de nuestro hijo podría servir de ayuda a otras familias que han pasado, están pasando o pueden pasar por este mundo tan complicado y a la vez poco conocido.

No pude parar las olas, pero me habéis enseñado a surfear

«No pude parar las olas, pero me habéis enseñado a surfear”. Recuerdo que la leí una noche mientras Leo estaba en uci y que me recordó al momento de nacer. La rotura de bolsa fue como una ola gigante, una ola que no pudimos parar pero gracias a todo el equipo de neonatología del hospital Virgen del Rocío de Sevilla mi niño pudo surfear las olas y llegar a casa con sus papás.

¿Qué buscas transmitir con tu libro?

Esperanza, fuerza, paciencia, lucha, empatía y sobre todo, a valorar más la vida, a valorar los pequeños detalles y a que cada momento, estés donde estés, es especial. Cuando nació Leo nuestra vida dio un giro de 180 grados, nos rompió todos nuestros esquemas, todos nuestros planes de futuro como padres primerizos y nos cambió nuestra forma de ver, vivir y afrontar la vida. Nos ha enseñado a no rendirnos jamás, a no poner límites y a luchar a contracorriente, a no tener un no por respuesta y a agarrarnos a un hilo de esperanza. Queremos que eso que Leo nos ha enseñado como padres, sirva para otros papás a seguir luchando y a ver la vida de otra manera, de una manera especial y mágica.

Tu niño nació con 24 semanas, ¿Qué edad tiene ahora? 

Mi niño nació con 24 semanas pensando 872 g y 30 cm. En agosto cumple los 4 añitos. Ahora pesa unos 13 kg y mide 96 cm. Leo de estatura está creciendo bien pero el peso está un poco estancado. Realmente Leo venía con más peso de lo que le correspondía por sus semanas de gestación, creo que es algo que le ayudó a seguir hacia adelante, sabemos que el límite de la prematuridad está en las 23 semanas y Leo nació con 24.

Me has comentado que el libro hay que reservarlo, pero ¿hay gente que ya lo haya leído?

El libro «Con L de Luchador» sale a la venta en unas semanas, aún no lo ha leído nadie, solo mi marido y la editorial. Recuerdo que en el proceso de corrección del libro, la correctora de la editorial me dijo con palabras textuales “El libro me está gustando mucho. Tienes una manera sencilla de contar las cosas que te llega al corazón. Y me encanta el detalle de las fotos.” Ese día solo sonreía, alguien que no me conocía le había gustado mi libro. Eso es lo que espero, que la historia de mi niño llegue al corazón de todo lector.

¿Dónde lo podemos adquirir, Teresa?

Es un libro destinado a todos los públicos, un libro lleno de emociones y experiencias. Me llegará a casa en una semana, actualmente estoy haciendo reservas a través de Instagram Teresa_libroprematuro y de Facebook en la página Con L de luchador. Hacemos envíos a toda España, estos libros irán dedicados y con un marcapáginas de regalo. En unos meses se venderán en diferentes plataformas digitales (como Amazon) y librerías (como la Casa del Libro).

Portada luchador

En un plano más personal. Cuéntame un poquito sobre ti

Somos de Lebrija, un pueblo de Sevilla. Soy maestra de primaria. Siempre queríamos tener 3 niños, pero por ahora, y supongo que por unos años más, solo tendremos a Leo. Necesita mucha atención y si tuviera ahora mismo otro bebé no podría prestarle toda la atención que necesita.

¿Cómo viviste la prematuridad de tu hijo? ¿Fue sobrevenido? o ¿ya te venían avisando que podía ocurrir?

Mi embarazo fue relativamente bueno, algunas infecciones de orina y dolores musculares. En la semana 20, una de las revisiones más importantes, me comentan que estoy ante un parto inminente, que mi cuello del útero estaba muy corto. El parto podía ser en horas, día, semanas o incluso meses y llegar a las 40 semanas. Pero realmente, solo aguantó 4 semanas más. En la semana 23 se fisuró la bolsa y en la semana 24 Leo quiso llegar al mundo antes de lo esperado.

¿Cómo es tu experiencia como mamá de un prematuro? 

Ser mamá de un prematuro es como si de golpe estuvieras en una montaña rusa constante. Hay veces que estás arriba, otras abajo e incluso en cuestión de minutos, sientes que toda tu vida está boca-abajo. A día de hoy, casi 4 años después sigo sintiendo que no me he bajado de esa montaña rusa. Vives en constante miedo, sin saber como será el día de mañana, vives inmensa en un mar de  dudas constantes y de muchas incertidumbres.

Puedo dividir mi experiencia como madre desde el nacimiento hasta ahora en 2 etapas. La primera de ellas fue en el hospital, en el periodo de hospitalización de Leo, 112 días de ingreso. En esos días era fuerte, aunque realmente no sabía de donde sacaba las fuerzas. Veía la prematuridad como algo nuevo pero que me había tocado vivir y que lo único que podía hacer era estar fuerte. Con el tiempo me di cuenta que vivía en un estado de shock permanente, realmente no me di cuenta de la gravedad de la situación hasta que no llegué a casa y vi todo lo que habíamos recorrido.

La otra etapa es el periodo de adaptación a casa con un niño muy pequeño, con muchas restricciones, con muchos cuidados y muchas revisiones médicas, ahí me di cuenta lo que era ser madre de un bebé prematuro y todo lo que ello conlleva. Seguimos con muchos sustos, operaciones, ingresos, terapias, revisiones… Hay veces que las fuerzas se agotan pero que con una sonrisa y un beso de mi hijo se vuelven a reponer para seguir luchando cada día por él, luchar cada día para que Leo sea lo más autónomo posible, para que consiga todo lo que se proponga y más y que jamás se ponga límites en su vida.

Contraporatada Luchador

Una dedicatoria final

El libro principalmente está dedicado a Leo, por su fuerza y su lucha diaria. Pero también a mi madre, que nos dejó al año y medio de nacer Leo. Todos sabemos lo importante que es una madre y ella se me fue muy pronto. Quiero dedicarle el libro a ella, porque se que donde esté estará orgullosa de que su hija haya cumplido el objetivo que se marcó, el objetivo de contar al mundo  la historia de nuestro guerrero, de nuestro León. Sé que ella siempre estará al lado de su nieto, ayudándolo a seguir avanzando, a dar sus pasos, sé que siempre lo tendrá agarrado de su mano y nunca lo dejará caer.

Comparte esto si te ha gustado
Bebé prematuro, Entrevistas

Entrevista a… Diana, mamá de David

Diana contactó conmigo a través de Facebook, ella también quería compartir su historia como mamá de un bebé prematuro.

1.- Hoy entrevisto a… Diana

Diana Fernanda Jiménez García y el nombre de mi bebé es David Elías Farías Jiménez. Yo lo llamo Cherrisito y nosotros vivimos en México, Nuevo León- Él nació de 25 semanas, pesando 870 gramos y midiendo los 34 cm.

2.- ¿Cómo fue el embarazo?

Todo estuvo excelente en mi embarazo, era un embarazo múltiple y por consecuente era de alto riesgo. Siempre me cuidé en todo el aspecto posible, con vitaminas, con comida nutritiva y todo estuvo excelente hasta que empecé con dolores de parto. Yo, como mamá primeriza, pensé que eran los dolores de braxton hicks pero no, ya estaba en labor de parto y yo no lo sabía. Le mandé a mi doctora mi moco y ella me atendió hasta las 12:00 pm.

Cabe mencionar que los dolores yo los empecé a sentir a las 9 de la noche del día anterior, y cuando llegué con ella ya tenía de dilatación 3 cm y me dijo que me fuera al IMSS a hacer un cerclaje para retener a mis bebés y ya lo mínimo que pudiera pararme en los siguientes meses. Tenía 6 meses de embarazo y claro ¡por mis hijos iba a hacer todo! Pero cual fue mi sorpresa que cuando llegué al IMSS ya tenía dilatación de 6 cm y eso fue en un rato, casi doy a luz en el Uber.

3.- ¿Cómo fue el parto, Diana?

Fue vaginal, ya que mis bebés eran muy pequeños y fáciles de sacar y no era necesario todo el show de la cesárea. Tristemente mi esposo no pudo estar presente ya que cuando pasó eso, el se encontraba de viaje y yo me había quedado a dormir con mis papás en ese tiempo. Tristemente yo no pude ver ni saber nada de mis bebés en 2 días hasta que mi esposo los fue a ver después de que llegó de viaje . Como mamá primeriza fue lo más difícil que pasé.

4.- ¿Cómo fue la estancia en la UCIN?

Al día siguiente que me dieron de alta llevamos a nuestro ministro a que orara por nuestros bebés ya que nos daban baja posibilidad de que sobrevivieran. A los 2 días de nacidos, uno de mis pequeños llamado Esteban falleció por una hemorragia en su cerebro, y tristemente fue en cuestión de minutos, y no pudieron salvarlo.

Pero seguimos luchando por mi David, fueron 4 meses que se nos hicieron eternos. Hicimos mucho contacto con él, le hablábamos, cantábamos con él y no dejábamos de orar por él y claro con horarios tan cortos que yo salía llorando del hospital porque ya quería pasar todo el tiempo con mi hijo. Gracias a Dios tuve a mi esposo y a mis padres que no dejaron que me cayera. 

El trato del personal fue excelente, aunque las noticias no eran buenas en algunas ocasiones no perdíamos la fe en Dios de que todo iba a ser como El quería. Llegó el momento en que tenía que llevarle leche materna, y al principio no fue tan difícil ya que solo pedían 2 ml de leche para cada 3 horas pero después fue tan difícil cumplir las exigencias de mi hijo ya que en un abrir y cerrar de ojos ya comía 2 oz de leche y ahí sí batallé muchísimo.

Como nació muy chiquito, necesitaron operarlo de su corazón de un soplo que tenía, y cerraron un conducto arterioso que cuando nacen se supone que se cierra solito, en este caso muy particular hubo una intervención. Dicha operación fue el 24 de Diciembre del 2020 con los posibles riesgos ya mencionados que no podría soportar la operación, y pudo haber quedado en la plancha. Pero Bendito Dios salió adelante.

Diana y David

5.- Patologías y secuelas del bebé

Gracias a Dios no tuvo ninguna. Todo está excelente.

6.- Al alta

La alta fue el día más feliz de mi vida. Éll no necesitó ni oxígeno ni sonda ni nada. En el IMSS no dejaban tomar fotos, y toda la familia más cercana estaba a la expectativa de como sería el bebé. Fue mágico. La verdad ha valido la pena cada instante.

Quiero agradecer a la iglesia de Cristo, a mi familia, segunda familia que me acogió en su casa como si fuera parte de su familia, a nuestros amigos por nunca dejar de orar por nosotros y por nuestro hijo. 

Especialmente a mis papás, a mi suegra y a mis cuñados Hely, Jorge, Erik, Gabriel, Ani y Ricardo por todo su apoyo en todos los aspectos. Siempre haré todo lo que esté a mi alcance para expresarles mi gratitud, no solo con palabras, sino también con hechos. Los amamos muchísimo. Y que Dios me los bendiga grandemente.

LO ÚNICO QUE PUEDO DECIRLES A LOS PAPÁS DE UN BEBÉ PREMATURO ES PONERSE EN MANOS DE DIOS. ES UN PROCESO MUY DÍFICL PERO DESPUÉS ES UNA RECONFORTACIÓN ENORME. CUALQUIER COSA NO DUDEN EN ESCRIBIRME.

Mis redes sociales son:

IG. diana.jimenez.96

Facebook. Diana Jiménez

Correo: diana.jimenez93@hotmail.com    

Si eres mamá o papá de un bebé prematuro y quieres contarnos tu experiencia, como ha hecho Diana, la mamá de David, escríbeme al correo electrónico mamadeunprematuro@outlook.es o mándame un mensaje directo por cualquiera de mis redes sociales.

Puedes leer otras entrevistas a mamás de bebés prematuros pinchando en este enlace.

   

                         

Comparte esto si te ha gustado
lletres niu
Bebé prematuro

Lletres niu: coser por una iniciativa solidaria

Lo de coser no entraba en mis planes hasta que llegó el covid-19 y hubo que salir a la calle con mascarilla. Como recordaréis, no había mascarillas quirúrgicas en las farmacias y muchos nos lanzamos a coser mascarillas en casa, por lo menos para poder salir de casa con uno mínimo de seguridad.

Las primeras que cosí las hice a mano y me costó una barbaridad. Coser varias capas de tela se me hacía insufrible. Tenía un pequeño costurero de emergencia (para coser botones, bajos, etc), pero vi que si tenía que coser varias mascarillas, la tarea iba a ser un horror. Así que en cuanto pude me compré una máquina de coser.

Estaba (y sigo estando) decidida a amortizar el precio de la máquina. Así que empecé a seguir perfiles de costura en Instagram sobre telas, costura, tutoriales, etc… y he ido haciendo mis pinitos costuriles.

Hasta que un día, hace no mucho, me topé con el perfil de @lletres_niu.

La iniciativa solidaria de @lletres_niu

Como dice la propia descripción de su perfil de Instagram, buscan voluntarios para coser letras que irán destinadas a los bebés ingresados en neonatos del Hospital Trueta, de Gerona.

Este es un blog de maternidad, pero de una maternidad prematura, así que en cuanto leo “neonatos” se me activa el radar. Me descargué el patrón con las letras y me puse a coser.

También contacté con Mercè, la mamá que está detrás de @lletres_niu y le comenté mi idea de escribir un post. Le gustó la idea y le pregunté cómo había surgido la iniciativa.

Resulta que ella misma es mamá de una niña prematura. Ingresó en el Trueta por rotura de bolsa, donde consiguieron que su bebé aguantase hasta la semana 34. Sin embargo, tenía una compañera de habitación en sus mismas circunstancias, pero cuyo parto se adelantó y además tuvo que ser trasladarla a la Vall d’Hebrón (en Barcelona).

Al cabo de un tiempo, y estando ya en neonatos, Mercè y su compañera de habitación se reencontraron. Para sorpresa de Mercè la incubadora de su compañera tenía estas letras. Le contó que es un detalle que hacen en la Vall d’Hebrón a los bebés prematuros. A Mercè le pareció una idea estupenda.

Pasado un año, y ya en casa, a Mercè se le ocurrió que podría poner en marcha la iniciativa en el Hospital de Gerona donde nació su niña. Así que contactó con el hospital, que se involucró con la idea y gracias a dos enfermeras de neonatos, Marta y Nuria, coordinan esta iniciativa solidaria en sus horas libres.

El paso a paso

Materiales:

  • El abecedario impreso
  • Retales de tela: de algodón tipo popelín, a ser posible de colores alegres o motivos infantiles. En cuanto al tamaño os diría que tendría que ser, como mínimo, de 10 cm x 10 cm para casi todas las letras. Para la W, el retal tiene que ser algo más ancho y para letras como la I o la J con un retal de 5 cm x 10 cm es suficiente. Tened en cuenta que el mismo motivo tiene que ir por delante que por detrás.
  • Fieltro o guata, para el relleno.
  • Un boli cuya tinta se borra con agua o con el calor de la plancha. O un marcador que después se borre fácilmente (jaboncillo de sastre, tiza,…)
  • Aguja, hijo, tijeras, (aunque esto se presupone, si vas a coser, ¿no? Jeje)
  • Tijeras de zigzag.

Coser las letras:

Es un proyecto bien sencillo. Os lo dice una novata en esto del coser. Lo primero es descargarse el abecedario, al que podéis acceder desde su cuenta de Instagram o si lo preferís lo podéis descargar, pinchando aquí.

Una vez impreso, recortamos las letras. Si tenéis pensado hacer muchas, os aconsejo que las letras las peguéis en una cartulina o un acetato (ese plástico que se pone cuando encuadernas algo), porque así os durarán más.

Con las letras ya recortadas, es el momento de traspasarlas a la tela.

coser lletres niu

Para hacer la letra en tela hay que poner un retal con el lado “bonito” orientado hacia la mesa, a continuación, guata o fieltro (para darle consistencia) y otro trozo de tela, con el lado bonito hacia arriba. Para repasar la letra sobre la tela os recomiendo hacerlo con un bolígrafo de esos que luego se borran al pasar la plancha o con un poco de agua.

Mientras copiamos la letra y para que no se nos muevan las capas de tela, (y luego a la hora de coser) os recomiendo pincharlas con un alfiler o con pincitas.

Yo usé un boli (pilot frixion) que se borra con el calor de la plancha para traspasarlas a la tela. Además, el hecho de marcar la letra en la tela te sirve de guía a la hora de coser.

Una vez cosidas las letras, con las tijeras de zigzag vamos recortando como a medio centímetro de la costura. Hay letras, como la A o la R, que recortar por dentro el agujerito con la tijera de zigzag es complicado, así que con unas tijeras normales, recortamos y listo. Incluso, a modo de sugerencia (yo me di cuenta tarde), esas letras se pueden coser con un hilo que contraste y así no haría falta recortar el hueco del centro de la tela. De las letras O y D, queda mejor si se recortan con las tijeras de zigzag.

recortando letras

Para terminar, hay que retirar los restos de marcador que hayan podido quedar. Personalmente, les di un planchazo a todas las letras. Me parece que los proyectos quedan mejor y además borré todas las líneas.

Es un proyecto muy sencillo y que en un momento puedes tener hechas un montón de letras.

Por si mi descripción del paso a paso no queda muy clara, en el perfil de @lletres_niu, en sus historias destacadas tienen un video-tutorial.

¿Dónde enviar las letras?

En las historias destacadas de su perfil de Instagram, hay unas cuantas tiendas colaboradoras que recogen estas letras. Si no vivís en Gerona (como es mi caso), siempre se pueden enviar por correo ordinario que es lo que yo haré.

Otras formas de colaborar.

Que no eres de coser, ni tienes máquina ¡¡No importa!!, se puede colaborar haciendo una donación de telas. Incluso difundiendo desde tu perfil de redes sociales ayudas a llegar a más gente.

Además, de @lletres_niu, hay otros dos perfiles en Instagram que también recogen letras para los nombres de los bebés ingresados en la UCIN: @les_lletres_de_la_rita, que coordina esta iniciativa para el Hospital Vall d’Hebrón (Barcelona) y @nuvoldelletres, para el Hospital Juan XXIII (Tarragona). Si conocéis de alguna otra cuenta que haga este tipo de iniciativa, no dudéis en contactar conmigo para actualizar el listado.

Mi experiencia

Debo reconocer que desde que he descubierto el mundo costuril, pensaba en coser unas letras parecidas a mis hijos (así, o cosidas a unos banderines), pero no ha sido hasta que descubrí la iniciativa de @lletres_niu que no me he animado a coser letras.

lletres niu: coser

Comparte esto si te ha gustado
Revisión de los tres años
Bebé prematuro

Visita a Rehabilitación y Neonatos

Ambas visitas, rehabilitación y neonatos, han sido bastante seguidas, así que he optado por juntar ambas revisiones en un mismo post, para aburriros menos.

Hacía mucho que no os contaba nuestras peripecias médicas. Las entrevistas a mamás de otros bebés prematuros han colmado el blog durante el mes de noviembre (ya sabéis, el mes dedicado a los bebés prematuros), además de otras circunstancias que vienen a alterar nuestro día a día.

Revisión en rehabilitación.

Podría decir que este apartado tiene dos partes: la cita y la consulta… Empecemos por el principio.

La cita

A finales de octubre tuvimos (¡por fin!) la revisión en rehabilitación. Al niño no lo veían desde junio. Nada más levantarse el estado de alarma, nos citaron para una cita que tenía que haber sido en marzo, pero por los motivos que ya todos conocéis se retrasó sin fecha.

En junio, le vieron por primera vez a instancia de la neonatóloga. Y decidieron que dado que es un niño en pleno crecimiento, lo mejor era volver a verle después del verano. De esta consulta, lo único que sacamos es que era candidato a tener pies planos. (andaba bastante de puntillas)

En junio, nos dijeron que llamásemos en agosto, para que nos diesen cita para septiembre u octubre. Justo a la vuelta de nuestras vacaciones, y tras tres días insistiendo consigo que alguien me coja el teléfono y me diga que ya me llamará para darme cita. Le dije que muy bien, pero que por favor, teníamos cita a finales de octubre en neonatos que era desde dónde nos habían derivado y que a ver si era posible pasar la revisión en rehabilitación antes de volver a neonatos.

La verdad es que la conversación con la persona que me atendió fue tan rara que cuando colgué pensé que no nos volverían a llamar nunca y que tendría que estar yo persiguiendo la cita. Pero, ¡ay, mujer de poca fe! al mes nos llaman, para darnos cita y era anterior a la de neonatos. Eso me pasa por tener poca fe en el sistema.

La consulta de rehabilitación

Con los protocolos covid activados, solo podemos ir uno de los dos a la consulta. Así que como mi marido estuvo con él en la cita de junio, esta vez yo le acompañé a la cita de octubre.

Como ya conozco a mi hijo y todos sabemos cómo son de imprevisibles los niños, cuando voy a este tipo de consultas, acostumbro a llevar vídeos del niño realizando diferentes actividades: corriendo, andando, subiendo/bajando escaleras, montando en bici, manipulando cosas con las manos,… porque luego llegas a consulta, el médico le pide hacer cualquier cosa y sudas tinta para que el niño lo haga. De esta manera, el médico ve más cómodamente cómo se desenvuelve el niño en su vida cotidiana.

Lo que no quita que si hay unas escaleras cerca o un pasillo ancho y largo, le hagan subir o bajar escaleras o hacerle correr unos metros, para verlo con sus propios ojos y sacar conclusiones de una manera más objetiva.

Como conclusión de esta visita al servicio de rehabilitación, tenemos que lo de andar de puntillas puede venir derivado del tendón de Aquiles, así que le tenemos que hacer andar de talones unos minutos al día para que ese tendón se vaya alargando por sí solo y evitar la posibilidad de la cirugía más adelante.

Por otro lado, la rehabilitadora nos comentó que la disociación de los pies al subir y bajar escaleras es de lo último que se aprende en el desarrollo motor, así que teniendo en cuenta que el niño es prematuro y todos sabemos lo que conlleva la prematuridad en lo que a desarrollo se refiere, no le ha dado más importancia. Es cuestión de que crezca y vaya cogiendo práctica.

En este sentido, sí que es cierto que el niño cada vez sube y baja escaleras más rápido. Para subir yo le veo cada vez menos problemas, aunque para bajar, en ocasiones, sigue apoyando los dos pies antes de pasar al siguiente peldaño.

Volvemos a rehabilitación en febrero de 2021.

Revisión en neonatos.

A la neonatóloga no la veíamos desde febrero, casualmente un par de semanas antes de que nos confinasen.

A la consulta de neonatos, también llevo vídeos, siempre lo más recientes posibles. Tras una batería de preguntas sobre los últimos avances del peque, le estuvo examinando, pesando, tallando,… le preguntó cosas a él directamente, para ver cómo se expresa…

En cuanto a sus problemas de dicción, que a mi me preocupan, ella no le ha dado más importancia, el niño demostró que sabía decir la «j» sin problemas o la «s»… mientras que a diario la «j» suele ser una «c» y la «s» una «t». Una vez más tenemos que trabajar con él, pero sin más, porque está creciendo y ya aprenderá.

La doctora estaba de acuerdo con la rehabilitadora en lo de la disociación de los pies al subir y bajar escaleras. Así que podríamos decir que salimos triunfales de la visita y más cuando te dicen «os veo dentro de un año». ¡Un año!, hasta ahora las visitas como mucho eran cada seis meses ¡Un año! La mejor de las noticias.

Este es el resumen de ambas visitas, neonatos y rehabilitación. De momento, hasta principios del año que viene ya no tenemos más citas médicas, así que iremos trabajando con él lo de los talones y la dicción (que cada día lo va haciendo mejor).

Comparte esto si te ha gustado
Bebé prematuro

DIY: Adornos navideños

En estas fechas, los adornos navideños son los que copan las búsquedas #diy en internet. Debo confesar que desde que tengo máquina de coser me apetece mucho hacer cosas con los niños y el resultado es de lo más satisfactorio.

Llevo buscando ideas por internet desde octubre, y las hay a millones, pero el tiempo y los recursos son escasos y hay que ser selectivos. Os enseño los que hemos preparado este año.

Adornos navideños de tela

Material necesario:

  • Retales de tela de aproximadamente unos 15 cm x 15 cm, con motivos navideños o invernales.
  • Cintas de colores
  • Botones, cascabeles,…
  • Relleno de cojín o guata.

Lo mejor es utilizar cosas que ya tengamos por casa. Aunque yo tuve que comprar cintas de colores más navideños, porque solo tenía cuerda, cinta de raso color beige y poco más. Aproveché lo que había comprado en el Tiger para hacer la corona de Navidad que os conté en otro post.

adornos navideños de tela

¿Qué podemos hacer?

Campanas, estrellas, corazones, bastones de caramelo, botitas, bolas, arbolitos… tan solo necesitáis copiar la forma que queráis coser y listo. Nosotros hemos hecho un bastón, un corazón y una estrella. Yo, por ejemplo, la bola de navidad la hice cogiendo la tapa de un tarro de cristal. Tampoco hay que complicarse mucho.

Como yo aún soy novata en esto de la costura, me apunté a un curso gratuito que ofreció Pekenusos.

Adornos navideños de fieltro

Material necesario:

  • Piezas de fieltro de color rojo, verde y blanco.
  • Pegamento, cola o silicona caliente.
  • Cintas de colores.
  • Botones de colores de distintos tamaños.
adornos navideños de fieltro

¿Qué podemos hacer?

Como en el caso de los adornos de tela, podemos hacer mil formas de motivos navideños: campanas, estrellas, arbolitos, bolitas,… etc. Nosotros hicimos un surtido, de todo un poco. Con tres niños tenía que darles a los tres la oportunidad de decorar a su gusto varios adornos.

Además, al mayor le encargué ir recortando los dibujos en papel que luego nos servirían de molde. Le ayudó a trabajar la paciencia, sobre todo, con el dibujo del círculo. Al mediano lo de recortar le sirvió para trabajar la psicomotricidad fina e ir aprendiendo el manejo de las tijeras.

A cada adorno le íbamos poniendo una tirita para colgar del árbol, unas veces con cinta de raso y otras con trozos de cuerda.

Adornos navideños naturales

No hay nada como una salida al campo a coger setas para recoger piñas. En mi caso, fue más fructífera la recogida de piñas que de setas. Recogí unas 10 o 12. Todas caídas en el suelo. Busqué las que estaban más nuevas y lo más cerradas posibles, ya que con el paso del tiempo y el calor de las casas es posible que se vayan abriendo.

A estas piñas, les pusimos en el extremo superior un trocito de cuerda y directas al árbol. Este año no me he complicado mucho con este adorno. Una idea es pintarlas con colores navideños o con purpurina, para darles otro aire antes de colgarlas en el árbol.

adornos navideños: piñas

Guirnaldas

La idea era poner repartidos por el árbol todos los adornos que os he ido describiendo. Sin embargo, luego pensé en que para el árbol ya tenía muchos adornos de años anteriores y que mejor sería poner estos adornos en una guirnalda y colgarla por casa de algún mueble.

Así que compré cinta escocesa de en tonos verdes y rojos y coloqué los adornos de manera equidistante entre ellos. Para asegurarme que no se movían, los dí unas puntadas con la máquina de coser (ojo, que a mano también se puede hacer)

Aquí os dejo el resultado final ¿Qué os parece?

Comparte esto si te ha gustado
Amaia y Nora
Bebé prematuro, Entrevistas

Entrevista a… Sara, mamá de Amaia y Nora

Hoy es el turno de Sara, la mamá de dos niñas prematuras, Amaia y Nora. Si además queréis saber cómo van creciendo estas dos peques, os invito a seguirla en su cuenta de Instagram. Yo soy seguidora suya y me fascina cómo van creciendo las niñas. Además, sus stories son geniales, de lo más naturales.

1.- Hoy entrevisto a… Sara, mamá de Amaia y Nora

Mi nombre es Sara de @diario_deunaincubadora, vivimos en Barcelona y soy mamá de Nora y Amaia. Nacieron de forma prematura a las 29 SDG. Actualmente tienen 13 meses y medio (11 meses corregidos)

2.- ¿Cómo fue el embarazo?

En nuestro caso nos adelantaron que al ser embarazo gemelar podía adelantarse unas semanas por el tema del espacio. Pero en nuestro caso no fue así. Fueron otros los motivos.

El embarazo fue bien hasta la semana 20 en la que nos comunicaron que Nora podía venir con pies equinovaros. Nos recomendaron la amniocentesis para ver si el tema de la malformación de los pies se daba por algún retraso que pudiera tener la niña, pero también nos pusieron en antecedentes del riesgo que había de romperse la bolsa y perder a la niña. Por lo que valoramos y decidimos que viniera como viniera a este mundo la íbamos a querer igual.

Lo que sí decidimos es tener una segunda opinión, por lo que nos dirigimos a nuestra Ginecóloga de confianza cerca de la semana 25. Ella nos recomendó un examen con eco doppler ya que sabía de nuestra negativa ante la prueba de la Amniocentesis. Y al hacerla nos comentaron que los flujos de la nena estaban bien y que podría ser posicional aunque nos advirtieron de que lo más fiable era la prueba que os comentaba anteriormente.

En esa misma eco doppler nos comunicaron que Amaia estaba por debajo de percentil 10 y que era bastante mas pequeña para la edad gestacional en la que se encontraba, era un CIR.

Volvimos de vacaciones en la semana 28 (29 de agosto de 2019) tuvimos de nuevo otro control en medicina fetal del Hospital de San Juan de Dios de Barcelona para control de Nora. Ya en esa eco nos comentaron que el cuello del útero estaba muy corto, 0,5mm y que Amaia seguía siendo muy pequeña. Reposo absoluto.

El 31 de Agosto, sábado, al levantarme de la cama noté como un flujo corría por mi pierna. Dispuesta a sentarme en el baño, me arremangué el camisón y vi como lo que creía flujo era sangre. Rápidamente fuimos al hospital, ingresé en UCOI, me pusieron atosiban para parar unas contracciones que ni sentía y me comentaron después de realizarme una eco que el cuello del útero estaba bajo mínimos, no habían ni esos 0,5mm de hacía dos días. Me quedaba ingresada hasta que las niñas nacieran, pero no me daban ni una semana.

Monitores, maduración pulmonar para las niñas en dos pinchazos en dos días seguidos, atosiban y reposo sin bajarme si quiera de la cama. Durante esos días expulsé el tapón mucoso, si no recuerdo mal al día siguiente de ingresar.

3.- ¿Cómo fue el parto?

En la noche del 3 de septiembre mandé a mi marido a dormir a casa ya que llevaba varias noches durmiendo en un butacón incomodo. A mi sobre las 20h de la tarde me subieron a planta, cené, vimos la tele mi madre y yo y mantuvimos una conversación con dos enfermeras del miedo a lo desconocido, al parto.

Creo que estas niñas debieron escucharme muy atentamente y quisieron ahorrarme más sufrimiento y me dieron la oportunidad de saber cómo sería mi parto. Sobre las 3 de la mañana empecé a tener ganas de ir al baño, no precisamente para hacer pipí.

Me levanté (con permiso de la enfermera) y fui al baño sin poder hacer lo que allí iba a hacer. Pero sí me miré en el espejo triste por saber que en pocos días ellas no estarían conmigo como hasta ahora lo hacían y me hice sin saberlo la última foto embarazada.

Amaia y Nora

Volví a la cama donde aquello ya fue un festival, pensando que era Amaia moviéndose (pues la llevaba en transversa bajo las costillas) no paraba quieta buscando una postura para dormir, pero cada vez era más difícil pues los dolores de riñones y espalda era cada vez mayores.

06:30h de la mañana, avisamos a las enfermeras, me bajaron a UCOI de nuevo y allí sentí unas ganas tremendas de empujar, me hicieron un tacto y ¡Tachán! Tocaron la cabeza de Nora, estaba dilatada completamente y no había sentido prácticamente dolor hasta una media hora antes de aquel momento. ¿Cómo puede ser? Me pregunté, pero solo pensaba en que mi marido no estaba allí, le dije a mi madre que lo llamara. Pero no llegó al parto de la primera. Pero allí tenía a mi madre, lista para acompañarme en el nacimiento de la que sería su primera nieta.

A las 7:06h de la mañana del día 04 de septiembre de 2019, nació Nora por parto vaginal sin epidural. Lloró nada más nacer al igual que lo hice yo muerta de miedo y tristeza por no poder coger ni ver a mi niña, aquello no era lo que yo había esperado de mi parto y se me partía el alma.

Mientras tanto, Amaia sufría, las pulsaciones de la niña eran muy débiles, no rotaba para poder nacer por vía vaginal por lo que me dijeron que debían hacer cesárea. Mientras salía de la sala de partos le pedí a mi madre que no se separara ni un segundo de Nora. En ese momento cuánta falta me hacía mi marido, mi mitad, entré en quirógrafo pensando que no vería nacer a mi niña, pues la anestesia fue general.

Nora pesó 1.330 gr y midió 40,5cm Amaia pesó 1030 gr y midió 35 cm.

4.- ¿Cómo fue la estancia en la UCIN?

Por suerte creo haber estado en uno de los mejores hospitales dedicados a la prematuridad.

Allí desde el primer momento el papá pudo estar con ellas (una vez las prepararon para poder estar en la incubadora), el horario era 24h aunque nos recomendaron salir e ir a casa y desconectar de todo aquello para hacer cualquier trámite, comer fuera ya que el ingreso iba a ser largo y debíamos estar lo más fuertes posible. Podíamos llamar a cualquier hora de la noche para poder preguntar sobre las niñas, como se encontraban.

Amaia y Nora

Desde el primer momento nos hicieron sentir muy acogidos, nos explicaron todo al detalle. Nos hicieron saber que estar en la UCIN era como una montaña rusa de emociones y que tan pronto daríamos un paso hacia adelante como dos hacia atrás. Así fue. Un día llegábamos y todo genial como que otro llegábamos y habían vuelto a subir el oxígeno de una de las niñas o había que hacerle una transfusión de sangre a Amaia ya que tenía una anemia de caballo…entre muchísimas otras.

A los 7 días de nacer pudimos empezar a hacer piel con piel hasta el último de estar allí, es algo buenísimo para ellos nos dijeron y así lo hicimos. Me ayudaron con la lactancia muchísimo. El trato fue en todo momento increíble, hicimos una gran piña entre todos y trataron a las peques como si de cada una de ellas y ellos fueran. Tuvimos un problema con una enfermera puntual y hablándolo con la coordinadora lo pudimos solucionar.

Nos informaban a diario de todos los avances y todo aquello en relación a Nora y Amaia. Aconsejaban y respondían a cada una de las dudas que teníamos. He de decir que las llevaron equipos médicos diferentes.

En cuanto a pruebas e intervenciones, os diré que

AMAIA

– Tuvo un pneumotorax a las 10 horas de nacer el cual aspiraron y la dejaron intubada (allí estaba mi marido solo, yo estaba recuperando fuerzas en la habitación después de la cesárea con bomba de morfina)
– Cogió una bacteria en uno de los ojitos por lo que el resto del ingreso estuvimos aislados (llevando bata en un box muy bien acomodado en la ucip) lo trataron con medicación y no volvió a aparecer.
– Sufrió una anemia muy severa, por lo tanto necesitó de transfusión de sangre.
– Durante el ingreso le retiraron en dos ocasiones la alimentación para ponerle la parenteral (vía) ya que aparecieron dos rectorragias (sangre en las cacas)
– Cada miércoles le hacían ecografía y electro en la cabecita para ver su actividad cerebral.
– Ecografías del corazón ya que tenía y sigue teniendo el foramen oval abierto.

– Realizaron también la prueba del oído (potenciales), la del talón, analíticas…

NORA

– Necesitó de luz ultravioleta dos días por el tema de la ictericia.
– Ecografías del corazón ya que tenía y tiene el Ductus abierto (ductus persistente)
– Cada miércoles le hacían ecografía y electro en la cabecita para ver su actividad cerebral.
– Además de hacerle las pruebas de potenciales, talón, analíticas como a su hermana.

5.- Patologías y secuelas de Amaia y Nora

Nora, al darnos el alta, tenía retinopatía que, con el tiempo ha ido remitiendo hasta madurarle el ojo correctamente y desaparecer. También le están tratando su metatarso aducto (nació con una malformación en los pies) con unas férulas que tiene que llevar por la noche mientras duerme para corrección.

Amaia actualmente tiene una hipermetropía de 7 dioptrías que irán controlando. Además pronto valorarán si tratar el angioma que tiene encima del ojo derecho ya que creen que puede estar causando una ptosis (caída del párpado).

Por lo demás y en cuanto al desarrollo motor todo va genial, están dentro de la normalidad para su edad corregida y van haciendo seguimiento a través del Centro de atención temprana (CDIAP).

Ambas tienen un estreñimiento persistente que actualmente con los gastroenterólogos y pediatra estamos mirando de solucionar. Tenemos visita pendiente todavía para averiguar por qué …

6.- Al alta

La llegada a casa fue emocionante. Poder tenerlas con nosotros, los cuatro, sin intervenir nadie más, solamente nuestra poca experiencia (pero intensa) y el instinto maternal y paternal.

Nosotros SOLOS, una sensación maravillosa.

Salieron del hospital sin nada. Solamente unas vitaminas pautadas para el invierno. De allí nos fuimos con bastantes citas programadas para los siguientes seis meses como por ejemplo, cardiología, oftalmología, seguimiento con CDIAP, neurología, neonatología… entre otras. Varía en función de lo que el o los bebés tengan o presenten en el momento del alta.

En cuanto al centro de atención temprana he de decir que nos lo asignaron muy rápido. Cierto es que nosotros por nuestra cuenta hemos decidido contar con otros profesionales como la osteopata ya que Amaia presentó plagiocefalia pocas semanas después de llegar a casa y derivaba de una rigidez en la parte del cuello que la fisioterapeuta no trató prácticamente. La niña estaba hipertensa, parecía un palo. Aquella ayuda nos vino fenomenal y es el dinero mejor invertido.

Por último, quiero agradecer a @mamadeunprematuro la labor tan bonita que hace, por compartir historias como la nuestra para dar apoyo a otras familias que actualmente están pasando por esta situación que no es nada fácil. Nadie sabe lo que pasamos hasta que se vive.

También podéis encontrar más de nuestra historia y la actualización del estado de la Amaia y Nora en mi página de instagram @diario_deunaincubadora donde poco a poco voy subiendo los progresos y valoraciones médicas actualizadas. Un año después de todo aquello que nos cambió para siempre.

Si eres mamá o papá de un bebé prematuro y quieres contarnos tu experiencia, como ha hecho Sara, la mamá de Amaia y Nora, escríbeme al correo electrónico mamadeunprematuro@outlook.es o mándame un mensaje directo por cualquiera de mis redes sociales.

Comparte esto si te ha gustado
Mellizas
Bebé prematuro, Entrevistas

Entrevista a… Agustina, mamá de mellizas

La entrevista de hoy me parece muy especial porque es la primera que hago a una mamá de dos bebés prematuras. Agustina es la orgullosa máma de dos mellizas prematuras, Catalina y Melisa. Su historia nos llega desde Argentina. Os dejo con su testimonio.

1.- Hoy entrevisto a… Agustina

Agustina Quevedo.

Mis nenas se llaman Catalina y Melisa y son mellizas. Nosotras vivimos en Río Cuarto-Córdoba y ellas nacieron con 31 semanas de gestación. Hoy en día ellas tienen 10 meses.

2.- ¿Cómo fue el embarazo?

Mi embarazo fue muy raro, ya que yo me enteré a los 6/7 meses que estaba embarazada, me realicé la ecografía y solamente me salió que era una sola. Nunca tuve ningún tipo de dolor ni nada por el estilo en los otros meses anteriores; el 1ro de enero del 2020 a las 11 de la mañana me empieza a doler la espalda y no sabia que era, en lo que a las 12:57 me llego al hospital de Vicuña Mackenna y me dicen que me tienen que derivar de urgencia hacía Río Cuarto porque la nena iba a nacer antes de tiempo.

3.- ¿Cómo fue el parto?

Mi parto fue vaginal pero cuando la doctora vio que eran dos, me dijo que eso debía ser cesárea, en lo que yo no sabía que eran dos, porque en la ecografía me salía una sola bebé. En el lugar del padre siempre estuvieron mis padres; yo las vi a las dos un segundo que las médicas me las pusieron en el pecho, y después ya las fui a ver cuando estaban en las incubadoras.

4.- ¿Cómo fue la estancia en la UCIN?

A mi se me hizo muy larga, yo las primeras semanas solamente las veía 1 hora a la mañana y 1 hora a la tarde, en lo que a mi no me alcanzaba.

Yo lo que hacía era sacarme leche y llevarle así ellas se alimentaban también de mi leche. Ellas estuvieron con sondas hasta los 20 días, ya después empezaron a tomar el biberón.

El personal sanitario fue excelente, todos los días a las 11 de la mañana nos daban el parte diario, y cada cosa que vos preguntabas te la respondían y te sacaban todas las dudas.

Gracias a Dios ellas nunca necesitaron cirugía, solamente necesitaron oxígenoterapia.

Ella es Catalina, y nació con 1.430

Mellizas de Agustina

Ella es Melisa y nació con 1460

Mellizas de Agustina

5.- Patologías y secuelas de los bebés

Ellas no tuvieron ningún tipo de patologías, ellas solamente nacieron antes de tiempo y por ser prematuras necesitaron estar en Neo.

6.- Al alta

Fue el día que más esperé, a ellas le dieron el alta el 3 de febrero, no necesitaron nada gracias a Dios porque salieron bien de terapia. Mi familia siempre estuvo ahí apoyándome y lo que más querían ellos es que yo llegara a casa con ellas. Después me recibieron mis amigas, que estaban todos los días preguntando por ellas y que no veían la hora de conocerlas. Pero fue muy lindo cuando llegué a mi casa.

Las mellizas nunca necesitaron alguna atención, más que la estimulación temprana, que por lo general todos los bebés prematuros la necesitan. Ellas han sido muy sanas a pesar de que son prematuras.

Hoy estamos felices, y lo que tienen que tener en cuenta es que todo se puede y que de todo se sale. Los bebés son fuertes, y ellos quieren vivir!! Son unos guerreros que se bancan todo.

mellizas
mellizas
mellizas
mellizas

Si eres mamá o papá de un bebé prematuro y quieres contarnos tu experiencia, como ha hecho Agustina, escríbeme al correo electrónico mamadeunprematuro@outlook.es o mándame un mensaje directo por cualquiera de mis redes sociales.

Comparte esto si te ha gustado