Bebé prematuro

¡Bienvenidos, cereales sin gluten!

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los bebés y, en especial los bebés prematuros, tomen lactancia materna hasta los 6 meses de vida y a partir de ahí empezar la alimentación complementaria. En mi caso, mis hijos han alternado la lactancia materna con la lactancia artificial prácticamente desde que nacieron.

¿Cuáles son los cereales sin gluten?

El gluten es una proteína que se encuentra en algunos cereales, como el trigo, la cebada o el centeno y que los celíacos deben eliminar de su dieta. Los cereales sin gluten son el primer paso en la introducción de la alimentación complementaria. No quiero decir con ello que sea obligatorio pasar por este paso. El arroz, el maíz, la quinoa o el trigo sarraceno son cereales sin gluten.

Nuestra experiencia

El mayor empezó con los cereales sin gluten un par de tomas al día a los 5 meses y el pequeño ha empezado antes, a los 4 meses de edad cronológica.

Los últimos 15 días de estancia en la UCIN, el pequeño hizo algunas glucemias que para su grado de desarrollo en ese momento no eran normales. Le hicieron numerosos análisis y pruebas metabólicas, pero nada fue concluyente y no se sabe muy bien por qué la glucosa se alteró. Así que para evitar hipoglucemias en casa, nos dijeron que las tomas debían ser cada 3 horas y en ningún caso, debían pasar más de 4 horas.

Cereales sin gluten

El caso es que un mes y medio después de llegar a casa, el pequeño empezó a hacer las pausas nocturnas cada vez más largas. Yo me despertaba asustada y acelerada porque habían pasado más de 4 horas sin que el pequeño hubiese hecho una toma. Así que se lo comentamos a la neonatóloga que nos dijo que podíamos empezar a echarle un cacito de cereales sin gluten en las tomas del desayuno, comida y cena.

Después de dos meses tomando cereales sin gluten, la neonatóloga nos ha dicho que le podemos aumentar la cantidad en el desayuno y la cena, e incluir cereales en todas las tomas.

El pequeño tolera bien los cereales sin gluten, aunque al principio le provocaron algo de estreñimiento, pero hemos cambiado a una marca de cereales sin gluten, pero con fibra y parece que le van mejor.

Siguiente paso: la fruta, pero eso os lo cuento en otro post 😉

Comparte esto si te ha gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *